27 de febrero de 2021 27/2/21

400 personas participan en la Jornada de Prevención del Cáncer de piel

400 personas participan en la Jornada de Prevención del Cáncer de piel - (foto 1)
    MÁS FOTOS
    400 personas participan en la Jornada de Prevención del Cáncer de piel - (foto 2)
    400 personas participan en la Jornada de Prevención del Cáncer de piel - (foto 3)
    400 personas participan en la Jornada de Prevención del Cáncer de piel - (foto 4)
    400 personas participan en la Jornada de Prevención del Cáncer de piel - (foto 5)
    400 personas participan en la Jornada de Prevención del Cáncer de piel - (foto 6)

    Un total de 400 personas han participado en la jornada de puertas abiertas celebrada tanto en centros de salud como en el Hospital con motivo del “Día de la Prevención del Cáncer de Piel” determinado por la OMS hoy 13 de Junio.

    Así, los profesionales del departamento han informado a los asistentes sobre los factores de riesgo de padecer cáncer de piel con el objetivo de concienciarles sobre la importancia de protegerse del sol.

    Tanto la exposición solar a largo plazo como una exposición solar ocasional intensa y amplia (que suele provocar quemadura) producen daños que pueden desencadenar un cáncer de piel. No obstante, las personas que más riesgo corren, según los expertos, son aquellas de piel clara, cabello rubio o pelirrojo y ojos azules, verdes o grises, aquellas que presentan gran número de lunares, que hayan sufrido quemaduras de importancia en infancia o adolescencia y las que tienen antecedentes familiares de cáncer de piel.

    Recomendaciones y método “A, B, C, D, E”

    Los dermatólogos manifiestan que “debemos protegernos del sol, con ropa, un sombrero de ala ancha, gafas de sol anti-rayos UV, y una crema solar con un SPF igual o superior a 15 (igual o superior a 30 para una exposición intensa o de muchas horas al aire libre). También es importante buscar la sombra, sobre todo, entre las 10 y las 16 horas”.

    También se aconseja revisar los lunares y acudir al dermatólogo si se observa alguna anomalía en ellos. Para aprender a realizar un examen de los lunares, los profesionales han establecido una método sencillo denominado “A, B, C, D, E” que explica que se debe acudir al especialista si alguno de los lunares presenta alguno de estos rasgos: Asimetría, que no tenga forma ovalada (A); Bordes irregulares o con picos (B); Color distinto o varios colores como marrón, rojo, blanco (C); Diámetro superior a 6 mm (D) y Evolución cambiante en cuanto a forma o tamaño (E).

    Tipos de cáncer de piel

    El cáncer de piel más común de todos los tipos de cánceres es el carcinoma de células basales, que consiste en el crecimiento descontrolado de células anómalas de la piel y sobreviene cuando el daño en el ADN de las células de la piel (provocado, principalmente, por la radiación ultravioleta procedente de la luz solar o de las camas de bronceado) desencadena mutaciones o defectos genéticos que hacen que las células de la piel se multipliquen rápidamente dando lugar a tumores malignos. El segundo tipo de cáncer de piel en frecuencia es el carcinoma espinocelular (Neoplasia epitelial maligna derivada de los queratinocitos), que puede aparecer de nuevo o a partir de una lesión precursora.

    Por otro lado, está el melanoma la forma de cáncer de piel más peligrosa. En fase avanzada, puede ser una enfermedad grave; si se extiende a los órganos internos, puede poner en peligro la vida. Representa el 1% de los casos de cáncer de piel, pero es causa de la gran mayoría de muertes por este tipo de cáncer.

    Las tasas de melanoma han estado aumentando en los últimos 30 años. Actualmente se diagnostican unos 160.000 casos al año en todo el mundo (79.000 hombres y 81.000 mujeres) y en España unos 3.600 casos anuales.

    En general, el riesgo de padecer melanoma en el transcurso de la vida es de aproximadamente 2.4%, aumentando a medida que las personas envejecen, siendo 62 años, la media de edad de padecerlo. Pero el melanoma también es frecuente entre las personas menores de 30 años, de hecho, es uno de los cánceres más comunes en los adultos jóvenes (especialmente en mujeres jóvenes).

     

    Subir