26 de febrero de 2020 26/2/20

El PSPV alega la ordenanza del IBI para rebajar el coeficiente hasta el 0,80% y aplacar la subida de los valores catastrales

  • El concejal socialista Javier Peris afirma que con la rebaja de dos centésimas que ha aplicado el Partido Popular no se compensa la revisión de los valores catastrales

El grupo municipal socialista de Castellón ha presentado alegaciones a la modificación de la ordenanza del impuesto de bienes inmuebles (IBI) con el objetivo de bajar el coeficiente hasta el 0,80% para evitar el incremento en el pago del tributo como consecuencia de la revisión de los valores catastrales. “El Partido Popular está demostrando una insensibilidad terrible en una situación de crisis”, afirma el concejal Javier Peris, responsable municipal de Economía del PSPV.

Hasta ahora el coeficiente aplicado por el equipo de gobierno estaba fijado en un 0,87% y el PP lo redujo solo en dos centésimas en el pleno ordinario del pasado mes de junio. Un descenso que, a juicio de Peris, es “insuficiente” para compensar la subida de los valores catastrales. “Es necesario hacer un esfuerzo mayor por parte del Ayuntamiento para evitar este nuevo catastrazo”, afirma.

Un estudio del PSPV refleja que en los últimos doce años la cuota del IBI ha experimentado una subida del 78,52%, por encima de la evolución del IPC, que se incrementó en el 31,60% en el mismo periodo, lo que supone un desfase del 49,62%. “Es una diferencia que la mayoría de ciudadanos y ciudadanas de Castellón no ha visto incrementada en su poder adquisitivo y sí en la presión fiscal que este equipo de gobierno realiza como praxis habitual”, resalta.

Peris recuerda que el pleno acordó el 28 de octubre de 2010, a iniciativa del grupo socialista, el compromiso de ajustar a la baja el porcentaje de gravamen del IBI para mantener el coste de dicho impuesto sin incrementos más allá de lo que representase el aumento del IPC, tras la revisión catastral. Sin embargo, la modificación aprobada por el equipo de gobierno supone solo dos centésimas de rebaja en el porcentaje de aplicación del IBI, insuficiente para cumplir el acuerdo.

La normativa estatal obliga a efectuar una revisión de los valores catastrales de los inmuebles cada diez años. La última revisión se realizó en la ciudad de Castellón en 1996, de manera que la siguiente se debería haber acometido en 2006. Sin embargo, el equipo de gobierno municipal solicitó el aplazamiento al Ministerio de Economía en diversas ocasiones. “Es incomprensible que el Ayuntamiento pidiera la congelación de la revisión catastral cuando el contexto económico era bueno y ahora haya pedido la actualización al Gobierno en plena crisis”.

El grupo municipal socialista considera que en un contexto adverso como el actual, en el que muchos castellonenses se han quedado sin trabajo y las rentas familiares han descendido de forma traumática, es “inaceptable” que el PP pretenda que los ciudadanos paguen más impuestos. En ese sentido, ha presentado alegaciones puntuales para implantar bonificaciones del IBI a los castellonenses que no superen 1,5 veces el salario mínimo interprofesional, familias numerosas, promotores de viviendas con utilización de energía solar y de VPO.

Subir