1 de marzo de 2021 1/3/21

Los museos de Bellas Artes de Castellón, València y Alicante presentan su primera exposición conjunta

Los museos de Bellas Artes de Castellón, València y Alicante presentan su primera exposición conjunta - (foto 1)

    El Museu de Belles Arts de Castelló acoge la muestra "Adsuara, Vicent y Peresejo: tres escultores mediterráneos entre la tradición y la renovación", organizada por el Consorci de Museus con la colaboración de los tres museos de Bellas Artes de la Comunitat.

    El director del Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana, José Luis Pérez Pont, ha presentado la exposición acompañado por el vicepresidente y diputado de Cultura de la Diputación de Castellón, Vicent Sales; el coordinador territorial del IVC en las comarcas de Castelló, Alfonso Ribes; además del director del Museu de Belles Arts de Castelló, Ferran Olucha; el director del Museo de Bellas Artes de València, José I. Casar Pinazo; y el comisario de la muestra, Jaume Penalba.

    Pérez Pont ha explicado que "esta exposición es la culminación de un proceso de trabajo que comenzó hace aproximadamente un año, a propuesta del Consorci de Museus, y en el que, por primera vez, los tres Museos de Bellas Artes de Castelló, València y Alacant se han unido en un proyecto expositivo común".

    "Adsuara, Vicent y Peresejo: tres escultores mediterráneos entre la tradición y la renovación", está dedicada al castellonense Juan Bautista Adsuara Ramos (1891-1973), al valenciano Carmelo Vicent Suria (1890-1957) y al alcoyano José Pérez Pérez, 'Peresejo' (1887-1978). La exposición recupera la obra y figura de estos escultores nacidos a orillas del Mediterráneo, en un momento de gran efervescencia creativa de la plástica valenciana.

    Según Pérez Pont, "esta exposición es un ejemplo de recuperación y puesta en valor del arte y de los artistas valencianos de nuestro pasado, tanto desde el punto de vista documental, - en el caso de Carmelo Vicent no se le dedica una publicación desde el año 1957 - como de restauración de obra: la mayoría de las piezas que se exhiben en la muestra han estado guardadas en los almacenes de los museos durante 50 años sin restaurar".

    En este sentido, el director del Consorci de Museus ha querido agradecer el trabajo del comisario de la muestra, Jaume Penalba, como de los distintos equipos de restauración, entre ellos del Museo de Bellas Artes de València, "que han recuperado estas piezas, lo que posibilitará no solo su exposición en esta muestra sino también su cesión para otras posibles exposiciones".

    Según el comisario de la muestra, Jaume Penalba, "esta muestra es un trabajo inconcluso, pretende ser una puerta abierta a futuros estudios tanto de estos tres autores como del resto de escultores de la época. València se ha considerado siempre prolífica en pintura, pero también en escultura y, especialmente, en los años 20 hay una gran nómina de autores a los que todavía no se les ha dado el reconocimiento que merecen".

    Herederos directos de la tradición escultórica decimonónica, encarnada, entre otros, en la figura de Mariano Benlliure, participaron en la corriente renovadora de la escultura española, la denominada renovación 'post-Benlliure', que supondría el abandono del imperante burguesismo, así como del naturalismo impresionista iniciado por el maestro valenciano, en beneficio de la recuperación de los valores puramente escultóricos de la forma, el volumen y la masa.

    Prácticamente olvidados a día de hoy o, en el caso de Vicent y Peresejo, profundamente desconocidos en su tierra natal, la presente exposición pretende suplir la escasez tanto de estudios como de muestras dedicadas íntegramente a la escultura, la cual ha quedado a menudo relegada a un inmerecido segundo lugar, especialmente en comparación con la pintura, obviando la diversidad y calidad de la tradición escultórica valenciana de la primera mitad del siglo XX, la cual llegaría a rivalizar en importancia con la pintura de su época. Con ella, se persigue, asimismo, enriquecer la visión de conjunto que se tiene de estos artistas y de su época, así como abrir nuevas vías de investigación y contribuir con ello a la valoración crítica de los tres protagonistas.

    La exposición, formada por una cuidada selección de 48 piezas (42 esculturas y una pequeña selección de 6 dibujos y obra sobre papel), muchas de ellas restauradas para la ocasión y nunca expuestas al público, con las que el o la visitante tendrá oportunidad de aproximarse al universo creativo de los tres escultores, se organizan cronológicamente, conformando dos ámbitos claramente diferenciados, cuyo meridiano viene establecido con el estallido de la Guerra Civil española, que marcaría un antes y un después en su producción escultórica. Se ha pretendido, además, establecer un diálogo entre los tres autores que evidencia una vez más la diversidad y variedad tanto de estilos y modos de hacer y entender la escultura, en ocasiones incluso contrapuestas.

    Subir