17 de febrero de 2020 17/2/20

Iniciativa pide a Bataller regularizar en Castelló los bautizos y funerales laicos

    El portavoz de Iniciativa en la ciudad de Castelló, ha pedido hoy al nuevo alcalde de Castelló que corte también las hipotecas ideológicas con el integrismo religioso y comience una nueva etapa, y presente una propuesta para regular de una manera coherente con los nuevos tiempos, la celebración de bautizos y funerales laicos por parte de la autoridad municipal.

    Según Pedregosa, muchos ayuntamientos ya aplican estos actos protocolarios y de gran trascendencia, de manera ordinaria, mientras en Castelló, todo depende de la voluntad del alcalde.

    Desde Iniciativa se recuerda que a pesar de vivir un estado supuestamente laico y aconfesional, muchos de los actos sociales que ultrapasan la ceremonia religiosa, o tienen que hacerse en espacios privados como por ejemplo los pocos tanatorios condicionados para tal fin, es decir, un servicio privado y no público, como también suele pasar en los bautizos laicos. "Destinar, por parte del ayuntamiento una sala en condiciones, para poder celebrar este tipo de actas, sería hacer justicia con el que decimos que es un estado aconfesional, y el de una administración al servicio de las personas, dándole de este modo el cariz de oficialidad que tiene la despedir, o dar la bienvenida a un ciudadano".

    Según Pedregosa “ hace falta primero, una ordenanza o regulación de estos actos, que el ayuntamiento pueda levantar acta oficial y en el caso de bautizos expender algún carta de ciudadanía, como se hace en estos casos, y que no dependa sólo de la voluntad de turno del regidor sensibilizado, y además, la habilitación de dependencias municipales para poder celebrar estos actos, que no tendría que ser precisamente el edificio consistorial, por los problemas que podría dar en el día a día, pero sí en cualquier dependencia pública, se condicionara para este tipo de actas, que cada vez se hará más habitual entre la población, y no dejar como única opción la tener que acoger a espacios privados, que pueden aplicar tarifas elevadas y abusivas.

    Cómo se han destacado en propuestas que se han hecho en otras ciudades, cuando no hay una ceremonia religiosa, es oportuna que alguien dirija unas palabras de bienvenida, de lectura de los derechos del niño o niña como nuevo ciudadano, o de homenajes a la persona difunta y doy un agradecimiento a los asistentes antes de cerrar el acto, posibilitado que los familiares no siempre se ven en corazón de hacer, por eso, igual que se hace con los casamiento, las propias autoridades municipales podrían, en caso de prestarse voluntarios, a hacer este papel".

    Para el portavoz ecosocialista, " el ayuntamiento, como casa del pueblo, en un estado aconfesional, tendría que ser el lugar donde gratuitamente ( o con las tasas habituales que puedan provocar la expedición de documentos y actas oficiales, si fuera preciso), los ciudadanos pudieran celebrar los actos más importantes, dejando de banda el monopolio de las confesiones religiosas mayoritarias, o de negocios privados.

     

    Subir