27 de enero de 2021 27/1/21

La UJI analiza en unas jornadas el impacto de las reformas educativas durante la etapa democrática

La UJI analiza en unas jornadas el impacto de las reformas educativas durante la etapa democrática - (foto 1)

    La Universitat Jaume I, junto con la Cátedra Enric Soler i Godes y el Institut d’Estudis Catalans, ha iniciado las XXIV Jornadas de Historia de la Educación, que se celebran por primera vez en la universidad pública de Castellón, y que en esta edición estarán dedicadas al impacto de las reformas educativas durante la etapa democrática (1975-2006).

    El acto de inauguración ha contado con la participación de la rectora de la UJI, Eva Alcón; el presidente de la Generalitat, Ximo Puig; el presidente del Institut d’Estudis Catalans, Joandomènec Ros; el presidente de la Societat d’Història de l’Educació dels Països Catalans, Joan Soler, y el profesor de la UJI y miembro del comité organizador Manel Martí.

    Eva Alcón ha destacado «el valor universal innegable de la educación» y su importancia para el avance y progreso de las personas y las sociedades. En este sentido, ha afirmado que «la educación es necesaria en todos los sentidos» para lograr mejores niveles de bienestar social y crecimiento económico, fortalecer valores cívicos, y para propiciar la movilidad social y nivelar las desigualdades. «En este momento de profundas transformaciones todavía se hace más evidente esta importancia angular de la educación porque el impulso de la ciencia, la tecnología y la innovación también tiene mucho que ver con la educación y la formación», ha señalado la rectora.

    Por su parte, Ximo Puig ha puesto de relieve la capacidad de la educación para despertar el espíritu de aprendizaje y pensamiento crítico, los valores de convivencia y el impulso social. «El papel del profesorado en la transmisión del conocimiento científico y del pensamiento humanístico es esencial para la democracia, un pensamiento que tiene que responder con valentía y actitud crítica frente a la irracionalidad y el fanatismo. La educación es el mejor ascensor social de un país, y que ese ascensor funcione es imprescindible para la cohesión, el bienestar y la prosperidad de un pueblo», ha afirmado.

    Las jornadas, que se realizan de forma virtual por la situación extraordinaria ocasionada por la COVID-19, abordarán a lo largo de dos días las reformas educativas y la renovación pedagógica de la educación infantil, primaria y secundaria obligatoria; políticas educativas y experiencias prácticas en el ámbito de la formación profesional; la educación de personas adultas durante el periodo democrático; historias de vida de maestros anónimos y renovadores del siglo XX, así como la investigación y docencia en Historia de la Educación.

    Subir