4 de diciembre de 2020 4/12/20

Amparo Marco culpa a la Generalitat de obstaculizar el desarrollo de Castellón

Amparo Marco culpa a la Generalitat de obstaculizar el desarrollo de Castellón - (foto 1)

    La portavoz socialista de Castellón, Amparo Marco, responsabiliza a la Generalitat Valenciana de “obstaculizar el desarrollo” de la ciudad. “Valencia está marginando de forma permanente a Castellón. Los impagos al Ayuntamiento están incrementando la deuda municipal e impiden que se puedan destinar recursos a lo que realmente importa: la dinamización de la economía para generar empleo”, afirma.

    Marco considera que los presupuestos del Gobierno valenciano dejan fuera las inversiones que Castellón precisa para el “relanzamiento económico”. “El Partido Popular derrochaba el dinero público en comprar la empresa de la Fórmula 1, mientras negaba a Castellón lo que le corresponde. Alberto Fabra no ha hecho nada para imponer algo de justicia territorial en los presupuestos de la Generalitat”, indica.

    “Castellón necesita un esfuerzo inversor que compense tantos años de marginación por parte del Gobierno valenciano. Los castellonenses pagamos nuestros impuestos y tenemos derecho a recibir un trato digno por parte de las administraciones públicas”, indica. Las iniciativas presentadas al pleno por el grupo socialista para reclamar las inversiones autonómicas pendientes no han sido atendidas.

    Las cuentas presentadas por el Partido Popular dejan de lado las inversiones en Castellón. Una gran parte de las cantidades consignadas se corresponden con proyectos que ya están ejecutados, como la plataforma del Tram. “El objetivo de crear empleo no se cumplirá”, afirma Marco, quien reclama “un presupuesto más justo con Castellón, que refleje las necesidades reales de la economía local”.

    Los socialistas de Castellón lamentan el veto del PP a las enmiendas presentadas por el grupo parlamentario del PSPV en las Corts con las que se pretendía “cambiar el sentido” de las cuentas autonómicas. “El presupuesto de 2015 no cumplirá el objetivo de dinamizar la economía productiva y, por lo tanto, no ayudará a la generación de puestos de trabajo estables y de calidad”. “Fabra tenía la ocasión de rectificar la marginación histórica de Castellón y no lo ha hecho”, apunta Marco.

    Subir