22 de enero de 2020 22/1/20

'La Llum de la Memòria' de la Diputación reúne de forma inédita dos antiguas esculturas del siglo XIII

'La Llum de la Memòria' de la Diputación reúne de forma inédita dos antiguas esculturas del siglo XIII  - (foto 1)

    La ambiciosa exposición La Llum de la Memòria que la Diputación acaba de presentar en la Iglesia de la Natividad de la Virgen de Villahermosa del Río y que recorrerá todas las comarcas de la provincia hasta 2019 ha permitido reunir de forma inédita dos de las esculturas sacras con más valor histórico por su antigüedad y estilo en la provincia de Castellón. Se trata de la escultura de San Bartolomé de Villahermosa del Río y la de la Virgen del Mar de Benicarló. Se trata de dos tallas de madera de tamaño similar (70 x 20 centímetros), ambas datadas en el siglo XIII y de autoría anónima.

    El vicepresidente provincial y diputado de Cultura, Vicent Sales, ha explicado que “son dos de los 30 tesoros culturales y patrimoniales que muestra esta exposición a los visitantes y que da buena muestra tanto de la riqueza patrimonial de nuestra provincia con una historia muy rica, como de la profesionalidad de nuestros restauradores. Es increíble comprobar el estado de estas obras de 800 años de antigüedad, gracias al inestimable compromiso de los profesionales de la Diputación”.

    Además, el vicepresidente ha destacado “el ejemplo de estas dos esculturas tan antiguas como caso de unión del patrimonio de las zonas más costeras con las del interior. Desde Benicarló a Villahermosa del Río, pasando por otros 14 municipios, en este recorrido somos testigos de lo mucho que tiene por ofrecer la historia de la provincia de Castellón, y lo comprometidos que estamos desde la Diputación por conservarlo y darlo a conocer como un recurso turístico y de dinamización más para nuestros municipios”.

    Escultura de San Bartolomé

    En el caso de la escultura de San Bartolomé de Villahermosa del Río, representa al santo con el demonio encadenado a sus pies. Lleva un cuchillo en la mano derecha y un libro cerrado en la izquierda. Fue titular de su ermita y en ella estuvo alojado desde su creación hasta su traslado a la iglesia parroquial del municipio.

    Tal y como ha explicado Sales “se trata de una talla de tipo popular con ascendentes románicos que, además, por sus proporciones recuerda ejemplos del prerrománico”.

    Escultura de la Virgen del Mar de Benicarló

    Esta escultura de madera policromada representa la figura de la Virgen sedente y como trono de la divinidad, su hijo, que ocuparía la parte central de la falda. Falta éste y también las dos manos, además de la corona, que ha sido aserrada, igual que la parte frontal de la falda.

    “Al parecer, todo debió ser suprimido cuando se decidió revestir esta escultura con ropa real y ponerle una corona de metal, algo habitual en nuestra provincia a partir de finales del siglo XVI”, ha indicado Sales.

    Todo apunta a que en una de las manos, la escultura sostendría al niño y en la otra un orbe o un lirio. Destaca además su esbozo de sonrisa, que la liga de manera temprana al arte gótico.

    Los estudios realizados por la Diputación para su restauración mostraron que se trata de una pieza tallada en madera de peral con ricos ropajes dorados y esgrafiados, realizados con materiales y técnicas que confirmaban su datación. En el proceso de restauración se eliminaron los añadidos de otras épocas, las repolicromías y se pudo recuperar la talla original.

    ocultar
    'La Llum de la Memòria' de la Diputación reúne de forma inédita dos antiguas esculturas del siglo XIII
    Subir