-La hepatitis, la industria farmacéutica y el gobierno :: Solo es una opinión, Ud. perdone :: elperiodic.com

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.
Acepto     Más información
rss facebook twitter Canal elperiodic.com youtube  lasprovincias.es
Domingo 1 de febrero de 2015 |
google
elperiodic.com
Edición Comunidad Valenciana
Columna de opinión
Solo es una opinión, Ud. perdone
Solo es una opinión, Ud. perdone
Por J. P. Enrique
Añadir "Solo es una opinión, Ud. perdone" a mi lector RSS

La hepatitis, la industria farmacéutica y el gobierno

29/01/2015
1 comentario
recomendar
a mis favoritos
disminuir letra
aumentar letra
comentar

Están ahí, en el Gobierno, porque dijeron que sabían muy bien cómo solucionar la crisis y además lo iban a hacer manteniendo el Estado del bienestar. La sanidad era parte de lo mucho que habían de proteger.

Desde que alcanzaron el poder, la sanidad española, una sanidad ejemplo para el mundo, empezó a sufrir una fuerte poda: cierre de hospitales, reducción de camas, reducción de personal, médicos en precario, privatizaciones, exclusión a colectivos de inmigrantes, etc. La poda llegó también a los bolsillos de todos al tener que pagar parte del coste de las medicinas y establecerse el copago hospitalario. Con tanta poda hemos llegado a unos hospitales con las urgencias colapsadas, operaciones postergadas y camas amontonadas sin saber en qué pasillo colocar a los enfermos.

Si el sistema no ha estallado es porque el personal sanitario, de forma muy profesional, está haciendo un esfuerzo titánico, fuera de lo común.

En ese entorno, y desde la investigación pública, ha surgido un medicamento de eficacia probada para la hepatitis C. El gobierno ha empezado a dilatar su adquisición y su distribución, impidiendo de ese modo que puedan curarse quienes no son lo suficientemente ricos para hacer una fuerte inversión en la compra de esas medicinas.

Sí, ya sé que la industria farmacéutica es un lobby poderoso que fabrica pandemias, gasta enormes sumas en viajes de turismo a sanitarios a los que llama Congresos, dicta el “límite del nivel de colesterol” con el fin de que un mayor número de pacientes se mediquen sin necesidad, abusa en productos inocuos para la calvicie, para mantener la piel joven, para curar los síntomas del resfriado (una enfermedad que se cura en siete días con medicamentos, dejando efectos secundarios sobre estómago, hígado y riñón, y se cura en una semana sin ellos), etc. Ya sé que el precio al que venden la patente de Solvaldi es un escándalo. Harvoni vio el negocio y lo que está haciendo tiene todos los visos de ser un delito. El gobierno debería proceder como han hecho en la India no patentando el fármaco y abriendo así el camino a la fabricación de genéricos. Sé todo eso, pero también sé que los enfermos más graves de hepatitis no pueden esperar. Tienen la muerte a su lado y existe un fármaco que les cura.

El gobierno, primero con Ana Mato (puesta ahí tras demostrar que no sabía nada de administrar su casa y sí de beneficiarse con favores) y ahora con Alonso, insensible a unas vidas que se van pudiendo quedarse, da largas y crea comisiones y registros y pide informes a expertos y hace estudios y aplaza y aplaza… algo que no puede ser aplazado.

Tenemos un gobierno que no ve el drama de personas que mueren cada día. Un gobierno que dijo que no iban a recortar en sanidad y ahora, alejados de quienes les votaron, dicen que han controlado el déficit y que el mundo observa lo bien que lo están haciendo.

No se puede jugar con los enfermos. Hay que habilitar, sin más demoras, un crédito y comprar un remedio que existe y cura. Hay que escuchar a la mujer que vi en televisión frotándose en el costado para aliviarse de los dolores que la aquejan, suplicando que le den las medicinas para evitar morir porque quiere ver a sus nietos tomar la comunión. Ella sabe que el remedio existe. Hay que dárselo y luego denunciar a la empresa que especula con vidas humanas. En orden de valores ¿lo prioritario es ganar dinero? Sé que esto funciona así, pero ganarlo con la “legalidad” de haber comprado una patente y aprovecharse de esa propiedad para vender el medicamente al precio de 43.500 euros es un delito contra la especie humana esté o no tipificado como tal.

¡Basta de gobernar mirando con sumisión a empresas que no merecen respeto! ¿No somos una potencia económica y estamos en el grupo del G20? ¿No repiten que “todo va mejor” y que hay margen para bajar impuestos? ¿Cómo es posible que no dispongan de dinero para salvar vidas y anuncien que va a bajar las cargas fiscales? ¿Hay dinero para subvencionar coches y no lo hay para medicinas? Lo justo es que paguemos impuestos y que sean equitativos y que lo recaudado lo destinen, no a construirse sedes sociales, ni a repartirse sobres, ni a hacer derroches, ni a esconder dinero en cuentas en Suiza, ni a incrementarse sus sueldos, sino a las prioridades básicos de los ciudadanos. Entre esas prioridades, una muy importante es la sanidad, una sanidad que heredaron prestigiada y accesible a todos.

ACTUALIDAD POLITICA

El PP celebra una Convención y la dedica a hablar de Podemos. Esperanza Aguirre que hizo un master de controladora de Telemadrid, dice que hablará con Lara para que Antena3 y la Sexta no entrevisten a los de Podemos. Ya se sabe que es la única española cuya palabra, a falta de otras pruebas, tiene más solvencia que la de la policía. Grandes empresas con contratos millonarios son multadas por repartirse el mercado de las basuras. El gobierno de nuestra ciudad se prepara para reunir a los afectados del PAI Sant Gregori, algo que no ha hecho en 14 años de proyecto. El BCE se dispone ¡por fin!, dos semanas antes de las elecciones griegas, a abrir el grifo del dinero. Rajoy debe ser el único español que no sabe que el PP tenía una contabilidad en B, tal como han dicho los jueces y sabemos todos. Bárcenas sale de la cárcel increíblemente fuerte, ungido por los ánimos que le dio Rajoy. Un cura, el padre Donoso, expulsado y otros diez en Granada imputados por pederastia. Aznar vuelve y se olvida mencionar a sus amigos Matas, Blesa, Alvaro Lapuerta, Rato y tantísimos que le acompañaron en la boda de su hija. Pujol, un mito destruido y una fortuna a salvo. Los fondos buitre han comprado viviendas sociales a bajo precio al Ayuntamiento de Madrid; sus inquilinos sufren ahora subidas y desalojos. El gobierno de Valencia restituye ayudas a enfermos graves solo cuando el caso lo recogen las televisiones. Fernández Villa, enfermo, manda a declarar a su esposa y ella calla sobre el origen de la fortuna del dirigente sindical.

¿Y Caja Madrid? Merece una mención aparte. Tras el escándalo, aún no digerido de las tarjetas black, ahora resulta que se repartían relojes de 12.000 euros y coches de 100.000. Estaban ahí todos: PP, Psoe, IU, patronal, los peones de Esperanza Aguirre, UGT y Comisiones. Todos bajo la batuta de Miguel Blesa (puesto ahí por Aznar), cedida luego a Rodrigo Rato, “el mejor Ministro de Economía que ha tenido España” según algunos. Que les metan en la cárcel y que devuelvan todos, todo lo que robaron, y con ese dinero que vuelvan a fundarse las mismas Cajas de Ahorros centenarias que funcionaron tan bien mientras las hienas estuvieron alejadas.

Más artículos de Solo es una opinión, Ud. perdone
Comparta este artículo
  • Currently 0.00/5
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Puntuación: 0.0/5
No hay comentarios en el artículo

Si deseas registrar tu nombre e imagen en los comentarios haz
click aquí
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

RSS elperiodic.com Comunidad Valenciana
Facebook elperiodic.comTwitter elperiodic.com
Aviso legal | Publicidad | Correo