-Conversaciones interminables :: Perdone que no me levante :: elperiodic.com

Versió Clàsica
Dimarts 24 de Gener de 2017
google
elperiodic.com
Edició
Perdone que no me levante
Perdone que no me levante
Por José Vilaseca

Conversaciones interminables

18/06/2015
a mis favoritos
disminuir letra
aumentar letra
comentar

Una de las mayores ventajas de la era de la información, los “mass media” y las redes sociales, es que uno tiene a su alcance un sinnúmero de formas de comunicación distintas, generalmente instantáneas y con un público potencial enorme. Algo que, inicialmente, sólo puede suponer ventajas, cuenta con un defecto que se está comenzando a convertir en vicio: Se trata de la (mala) costumbre de extender hasta la náusea una conversación agotada, o eternizar un diálogo de besugos.

Siempre he dicho que una opinión es como un culo: todos tenemos uno, pero no tiene por qué gustar a quien se encuentra frente a nosotros. Y de igual modo que algunos exhibicionistas se empeñan en ponernos sus posaderas a pocos centímetros de nuestra “jeta”, existen nudistas de la opinión que se empecinan en convencerte de “sus mierdas” por lo civil o por lo criminal.

Da igual que sea en un discurso, en un debate televisado, en una comida familiar o en la no tan aséptica red social de turno; raro es no encontrarse con un fulano (o una fulana, con perdón), que hace del diálogo, batalla, y más allá de convencerte o derrotarte, se empeña en agotarte.

Cierto es que hay días que uno está dispuesto a batirse el cobre como un buen Castelar, y que le hablen de lo que sea, que contestará… ¡claro que contestará! Pero igual de cierto es que hay momentos que, como se dice vulgarmente, no se tiene el “chichi” para muchos farolillos, y a uno le sobran los silbidos al Himno, el tripartito, el eremita de Emarsa, las barricadas y los parapetos, y le apetece discutir entre poco y nada; quizá por falta de tiempo, de ganas o de miedito a acabar como el Rosario de la Aurora.

Y es en este preciso instante donde, en ocasiones, la naturaleza cansina de nuestro adversario dialéctico se desata, y no se calla debajo del agua. Podemos insistir en frases hechas y proverbios, como aquello que “dos no discuten si uno no quiere” o “cuando no tiene nada bueno que decir de alguien, mejor callarse”, porque seguirá dale molino al torno como si no hubiera un mañana, y poco le importará que le ignoremos, que nos alejemos prudentemente o que nos hagamos los despistados: se llegará a sentir incluso ofendido por no participar en su insufrible monólogo.

Porque, del mismo modo que en ocasiones envidio a los norteamericanos, por fomentar el debate y la confrontación de ideas y posturas desde el más tierno “collage”, echo de menos alguna asignatura que nos enseñe, a todos en general y a más de uno en particular, a que no querer seguir una conversación no en signo de derrota, sino de cansancio.

Que empeñarnos en alargar un diálogo, cuando la persona que tenemos enfrente está aburrida o molesta, está más cerca del masoquismo que de la política. Y que, definitivamente, para leer o escuchar determinadas tonterías, y esperar una respuesta, soy de los que retira la palabra, la atención y la respuesta; si hay siete mil millones de personas en el mundo, por ignorar conscientemente a una, no creo que pase nada, ¿verdad?

José Vilaseca - Escritor


  • Currently 2.92/5
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Puntuación: 2.9/5

Actualmente está en la versión en Valenciano de "elperiodic.com".
Si desea cambiar a la versión en Castellano, puede hacerlo pulsando en la bandera.

Actualment està en la versió en valencià de "elperiodic.com".
Si desitja canviar a la versió en Castellà, pot fer-ho fent click a la bandera.



No mostrar de nuevo este mensaje
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Si continua navegando estará aceptando su uso.
OK
Versión Móvil