4 de agosto de 2020 4/8/20

Xirivella concita 1500 niños en torno al Buzón de los Deseos

Xirivella concita 1500 niños en torno al Buzón de los Deseos - (foto 1)
  • El alumnado de Infantil y Primaria celebra la llegada de la Navidad deseando “paz, amor y felicidad”

MÁS FOTOS
Xirivella concita 1500 niños en torno al Buzón de los Deseos - (foto 2)
Xirivella concita 1500 niños en torno al Buzón de los Deseos - (foto 3)
Xirivella concita 1500 niños en torno al Buzón de los Deseos - (foto 4)
Xirivella concita 1500 niños en torno al Buzón de los Deseos - (foto 5)
Xirivella concita 1500 niños en torno al Buzón de los Deseos - (foto 6)

Cerca de 1.500 niños y niñas han salido a la calle en Xirivella para desfilar frente al Buzón de los Deseos instalado en la Plaza del Ayuntamiento. Uno a uno, han ido depositando sus cartas en las que habían puesto negro sobre blanco sus mejores deseos para estas fiestas. “Que no le falte trabajo ni salud a mi familia”,” Que haya amor para todos y todas”, “Que el gobierno meta en la cárcel a los que abandonen sus perros”, “Que los niños pobres también sean felices.”

Peticiones variopintas para expresar, cada cual, a su modo, las recetas de un mundo mejor. En apenas una hora habían cumplido su misión, generando en varios momentos colas de más de 100 metros sobre la explanada consistorial. La Policía Local y Protección Civil han desplegado varios efectivos para garantizar la seguridad y el tráfico. En el Buzón de los Deseos les daban la bienvenida y los animaban a depositar sus peticiones los concejales de Educación, Medio Ambiente y Recursos Humanos.

Y tras la ofrenda postal, los escolares se han dirigido a la cercana Plaza Gerardo Garcés, donde se les ha recibido con una gigantesca chocolatada colectiva y un concierto a cargo de los Pop’s Corn. “La Navidad tiene algo que no se puede explicar, algo que enciende el ánimo de las niñas y los niños”, declara Encarna Martí, concejala de Educación. “Pero más allá de ese entusiasmo colectivo, están los mensajes que son capaces de pensar con sus pequeñas cabecitas y que a los adultos nos hacen soñar que el mundo será mejor el día de mañana”, concluye Martí.

Subir