23 de mayo de 2019 23/5/19

Vila-real desbloquea el presupuesto de 2018 con todos los informes favorables

Vila-real desbloquea el presupuesto de 2018 con todos los informes favorables   - (foto 1)

El Ayuntamiento de Vila-real ha logrado finalmente desbloquear el presupuesto municipal de 2018, que se aprobará el próximo viernes con todos los informes técnicos y de la Intervención favorables. El alcalde, José Benlloch, y la concejala de Hacienda, Sabina Escrig, han dado a conocer la noticia, que llega tras meses de gestiones para dar una solución al pago de resoluciones urbanísticas por expropiaciones de terrenos en los gobiernos del Partido Popular. “Nuestro objetivo nunca fue mantener prorrogado el presupuesto de 2017, pero los mazazos del urbanismo del PP y la incertidumbre en la que nos sitúa continuamente la gestión urbanística anterior a 2011, tal como recogen los técnicos en sus informes, han mantenido hasta ahora bloqueada la aprobación de las cuentas”, valora Benlloch.

El presupuesto municipal de 2018 ascenderá finalmente a 45.912.000 euros, tras la modificación de créditos que se aprobará también en el mismo Pleno para el pago de la productividad atrasada a los funcionarios o el incremento de las ayudas a la escolarización infantil hasta los 50.000 euros, entre otros. “Es un presupuesto responsable, social y que sigue apostando por nuestra alianza con la sociedad civil para que la ciudad avance”, señala Escrig. La responsable de Hacienda ha desgranado algunas de las cifras generales de las cuentas, que incrementan en un 31,36% las partidas destinadas al área de Servicios Sociales y refuerzan los convenios y subvenciones con entidades locales en un 20,51% más hasta alcanzar los 3.313.747 euros. En este capítulo, destacan nuevas colaboraciones con las protectoras de animales SOS Manada y Gats de Barri (5.000 euros para cada una de ellas), el Sindicato de Riegos (20.000 euros en convenio y 150.000 euros en una línea de subvenciones para el uso sostenible del agua y la adecuación de estructuras de regadío), Cruz Roja, a la que se le suplementa el convenio anual hasta alcanzar los 140.000 euros, otros 105.000 euros para la Fundación Caixa Rural o 79.000 euros en un convenio con Lluïsos para la adaptación de su sede, con la contraprestación de que poder hacer uso municipal de las instalaciones. Los 20.000 euros para Afervil, los 8.500 euros de la Asociación Cultural Flamenca Andaluza o los 98.010 euros para la restauración de patrimonio cultural, como la restauración del órgano de la iglesia Mayor o los coros de San Pascual y el Cristo del Hospital son otras de las previsiones para 2018.

También el gasto corriente experimenta un ligero incremento, con 20,5 millones de euros (un 1,31% más) y, en recursos humanos, se dotarán 21 plazas más para programas especiales para las áreas de Servicios Sociales, Urbanismo, Contratación y Tesorería. “En el capítulo de préstamos e intereses, vamos a pagar 2.646.093 euros, de los que 20 millones corresponden a préstamos heredados del Partido Popular. Préstamos, por cierto, casi imposibles de amortizar y con intereses de hasta el 5,05%, frente a los 0,39% del que acabamos de suscribir”, incide Escrig. Las inversiones, por su parte, se cifran en 1.613.202 euros, un 35,41% menos que en 2017, en los que destacan los 250.000 euros reservados para vivienda social. La mayor parte de las inversiones se financiarán con recursos propios y venta de suelo, dejando sólo 671.000 euros de previsión de financiación vía préstamo.

“La cantidad que hemos reservado para inversiones es menos de la mitad del crédito que hemos suscrito para hacer frente al pago del urbanismo del PP, lo que da cuenta de la situación en la que nos coloca continuamente la nefasta gestión urbanística de los anteriores gobiernos del Partido Popular”, lamenta el alcalde. En esta línea, Benlloch ha destacado varios fragmentos de los informes de Intervención que ha hecho constar en la Memoria de Alcaldía para la aprobación del presupuesto, que señalan a los 4,3 millones de euros en resoluciones urbanísticas notificados a finales de año como la principal causa de la desviación de la estabilidad presupuestaria del municipio, amortiguada por el plan de ajuste aplicado a finales de 2017. El informe también apunta al “elevado nivel de incertidumbre” respecto a futuras resoluciones judiciales que puedan afectar a la ciudad.

“Incertidumbre es la palabra que mejor marca la gestión a la que ha tenido que hacer frente este equipo de gobierno y que hace que, de un momento a otro, nos veamos obligados a pagar cantidades millonarias que desestabilizan las cuentas y bloquean, como ha sucedido hasta ahora, la aprobación de las cuentas. En esta situación, hemos actuado como siempre, bajo los principios de responsabilidad y prudencia, para que los empastres del PP no obstaculicen el avance de la ciudad”, concluye Benlloch.