1 de marzo de 2021 1/3/21

Serralvo denuncia la “deslealtad” de PP y Diputación

Serralvo denuncia la “deslealtad” de PP y Diputación - (foto 1)

    El portavoz del equipo de gobierno en el Ayuntamiento de Vila-real ha lamentado la “deslealtad” demostrada por el Partido Popular y la Diputación de Castellón con el consistorio vila-realense, a raíz de la presentación de la restauración de la predela de la iglesia de Nuestra Señora del Carmen, a la que no fue invitado el consistorio de Vila-real. “Casualmente, quien sí aparece en todas las fotos es el portavoz del Partido Popular, Héctor Folgado, en un nuevo ejercicio de partidismo desde las instituciones que demuestra claramente quién está haciendo uso aquí de las instituciones públicas y quién no”, denuncia Serralvo.

    “La semana pasada, el vicepresidente provincial y diputado de Cultura, Vicent Sales, acudió a Vila-real a presentar el último trabajo del Servicio Provincial de Restauración, un organismo que se financia también con las aportaciones que los ciudadanos de Vila-real hacen a la Diputación Provincial. Y, sin embargo, en lugar de comunicar al Ayuntamiento oficialmente la visita, tan sólo se invita al portavoz del PP. Una muestra absoluta de deslealtad hacia todos los vila-realenses”, lamenta el portavoz municipal, para quien esta actitud “es un nuevo ejemplo de la forma de actuar del Partido Popular en esta ciudad y en esta provincia”. “Por supuesto, nos alegramos y felicitamos a los profesionales del Servicio de Restauración por el trabajo realizado en la iglesia del Carmen, pero resulta como poco reprobable que la Diputación pretenda hacer una uso evidentemente partidista de estos trabajos, como deja patente el hecho de que no hayan comunicado al consistorio su presentación y sí al representante municipal del partido que gobierna en la corporación provincial”, incide Serralvo.

    “Lamentablemente, esta actitud no es nueva. Estamos ya acostumbrados a ver cómo el PP confunde partido e institución con demasiada facilidad, como en las ayudas de los PPOYS, que tuvieron que llegar a los tribunales para que no discriminaran a los municipios mayores de 20.000 habitantes, casualmente gobernados por partidos diferentes al popular”, incide. “Sonroja ver, además, que un representante público que no tiene escrúpulos en participar y protagonizar muchas veces este tipo de desplantes, ponga en cuestión que una persona que ha sido presidente del Congreso, que representa a todos los españoles, deba o no firmar en el libro de visitas de la ciudad”, concluye el portavoz.

    Subir