25 de noviembre de 2020 25/11/20

La Parroquia de la Inmaculada celebró los 32 años de sacerdote de su párroco, D. Manuel Martínez Rocamora

La Parroquia de la Inmaculada celebró los 32 años de sacerdote de su párroco, D. Manuel Martínez Rocamora - (foto 1)
  • El día 30 de diciembre de 1977, fue ordenado Sacerdote en la Parroquia de San Miguel

Con una  solemne Eucaristía,  la Parroquia  de la Inmaculada de Torrevieja celebró el 32 aniversario de su Párroco, D. Manuel Martínez Rocamora, quien estuvo acompañado por los sacerdotes D. Francisco Román y D. Tomas Álvarez Fernández. A la Santa Misa, acudieron representantes de las distintas asociaciones que trabajan y colaboran dentro de la parroquia, así como numerosos fieles que deseaban felicitar a su párroco en este día tan especial, y que se hicieron presentes para testimoniar su aprecio.

D. Manuel Martínez Rocamora fue ordenado diácono el 17 de diciembre de 1976 en la Parroquia de Santa María de Alicante, y al año siguiente, el 30 de diciembre de 1977, fue ordenado Sacerdote en la Parroquia de San Miguel. Nació en Redován, donde pasó su infancia. Cursó sus estudios sacerdotales en el Seminario Diocesano de Orihuela y en el Teologado de Alicante.

Sus destinos han estado en Villena durante el año 1978 donde estuvo en la parroquia de Ntra. Sra. de las Virtudes. En 1982, fue su destino la parroquia de San Antón de Orihuela. En 1990 vuelve a la ciudad de Villena, pero en esta ocasión a la parroquia de San Francisco. En 1991 y en la misma ciudad de Villena, fue trasladado a la parroquia de Santa María. En 1997, su destino fue la ciudad de San Vicente del Raspeig, en la parroquia de la Inmaculada Concepción.  Y en la actualmente, sigue bajo la mirada de la Inmaculada Concepción, pero en este caso en Torrevieja.

Año Sacerdotal: Cristo,  eterno sacerdote
La Homilía estuvo a cargo de D. Manuel Martínez Rocamora, quien agradeció el apoyo de los feligreses allí reunidos. Manifestando en esta ocasión, cuando se está celebrando el Año Sacerdotal, el apoyo tan necesario en Cristo, Sumo y Eterno Sacerdote, confiando en la compañía  y protección de Nuestra Madre, la Inmaculada, Madre de todos. Al finalizar el oficio religioso, D. Manuel rindió un emotivo recuerdo a sus padres. Igualmente, el grupo de Jóvenes de la Parroquia -visiblemente emocionado-  entregaron un presente, realizado por ellos, como recuerdo de este día, que D. Manuel agradeció entre la emoción del momento y el aplauso de los presentes. Estos jóvenes forman parte del coro Sinaí, de la Parroquia, quienes tuvieron a su encargo los cantos durante la celebración.

Subir