18 de febrero de 2020 18/2/20

Voluntariado para prevenir incendios en el cauce del Turia

Voluntariado para prevenir incendios  en el cauce del Turia  - (foto 1)
    MÁS FOTOS
    Voluntariado para prevenir incendios  en el cauce del Turia  - (foto 2)
    Voluntariado para prevenir incendios  en el cauce del Turia  - (foto 3)

    El grupo de voluntarios de Gamaser (grupo Aguas de Valencia) volvió a movilizarse el pasado fin de semana para luchar contra la caña invasora Arundo donax, actividad que llevan a cabo cada veinte días desde el pasado mes de abril. Este proyecto se lleva a cabo junto a la Fundación Limne, entidad especializada en la conservación de ecosistemas a partir de la participación ciudadana.

    Durante las jornadas llevadas a cabo en el último trimestre, los voluntarios están contribuyendo a la mejora de un tramo del río Turia situado entre Manises y Paterna, a la altura del Pozo Radial, donde ya han retirado cerca de 64 metros cúbicos de cañaveral.

    La clave es la constancia. Tal y como señala Sales Tomás, directora de Limne: “se debe debilitar el rizoma cada veinte días, hasta que agoten sus reservas, puesto que realizar la actividad de eliminacion de la especie invasora un sólo día no sirve para nada, al contrario, fomenta que crezcan más”.

    La caña Arundo donax está considerada como una de las 100 especies exóticas más dañinas a nivel mundial y provoca un impacto muy grave en nuestros ecosistemas: no sólo desplaza por competencia a la vegetación autóctona, también es más inflamable, como hemos visto en los incendios acaecidos los últimos meses en el cauce del Turia.

    El cañaveral arde a mayor temperatura y de manera más completa que las formaciones de vegetación nativa, propaga el fuego con mayor avidez y rapidez y, dado su porte, facilita el paso del fuego del estrato arbustivo al arbóreo. Con ello, aumenta la susceptibilidad al fuego de los ecosistemas fluviales, tradicionalmente resistentes a los incendios. Además, tras los incendios, la caña vuelve a rebrotar con fuerza, puesto que el rizoma no suele verse afectado por las llamas, con lo que el problema continúa si no se realizan acciones para debilitar esa reserva que tienen bajo tierra, como los desbroces reiterados que proponen desde Limne.

    En su día, los usos tradicionales (vallados, techados, soportes para el cultivo, etc) frenaron la expansión de esta especie, pero el abandono de esas actividades supuso el crecimiento descontrolado de la especie, que se extiende como monocultivo por muchos tramos de río, impidiendo la regeneración natural de la vegetación autóctona, la que refuerza las motas del río y se adapta a las particulares condiciones de nuestros ríos mediterráneos.

    Así la actividad de voluntariado que llevan a cabo Aguas de Valencia y Fundación Limne, recupera la presión tradicional que se ejercía sobre esta especie. Desde Limne señalan que “con constancia y grupos locales de voluntariado, el problema de los incendios disminuirá y tendrá un impacto menor”.

    Esta iniciativa que Gamaser y Fundación Limne han implantado en el río Turia, se enmarca en un proyecto de custodia fluvial a largo plazo, para la mejora y conservación del río, que cuenta con los permisos necesarios y el beneplácito de la Confederación Hidrográfica del Júcar y con la colaboración de los ayuntamientos de Manises y Paterna.

    Subir