3 de abril de 2020 3/4/20

LA UNIÓ de Llauradors denuncia robos continuos de fruta en la comarca de la Vall d’Albaida

  • Los agricultores se hartan de poner denuncias porque al final los autores de los robos no se presentan a los juicios como le ha ocurrido recientemente a un productor de Quatretonda

LA UNIÓ de Llauradors denuncia una nueva oleada de robos de fruta en diversas poblaciones de la comarca de la Vall d’Albaida, fundamentalmente en Quatretonda y la Pobla del Duc.

LA UNIÓ ya ha trasladado los hechos tanto a la Delegación del Gobierno en la Comunitat Valenciana como a la Comandancia de la Guardia Civil de la zona afectada por los hurtos. Precisamente responsables del Grupo Roca en esa zona –acrónimo de robos en el campo y encargados de la vigilancia en el ámbito rural- se han puesto en contacto con representantes de LA UNIÓ para mantener una reunión con agricultores en el transcurso de los próximos días.

Los agricultores critican que los ladrones actúen impunemente a la hora de cometer los robos, incluso a plena luz del día, y que además luego vendan ese mismo género robado en mercadillos ilegales por la calle. LA UNIÓ reclama que se extreme la vigilancia y el control ante este tipo de mercados ambulantes ilícitos que “todo el mundo conoce pero sobre los que no se actúa”.

En este sentido LA UNIÓ reclama también mayor eficacia para que las denuncias presentadas por los agricultores no se queden en algo inservible pues nos “incentivan a la cultura de la denuncia pero el sistema deja mucho que desear”.

Un claro ejemplo de lo anterior es el de un agricultor de Quatretonda al que le robaron los melones el año pasado por esta mismas fechas y tuvo suerte de que pillaron a los autores in fraganti. Sin embargo, la suerte hay que entrecomillarla porque se acaba de producir el juicio, un año después, donde el agricultor presentaba sus testigos pero los autores del robo no se presentaron y por tanto todo queda impune.

Esa es la sensación de impotencia e indefensión que le queda al agricultor y a sus testigos: “Hemos perdido el tiempo y los ladrones siguen campando a sus anchas para actuar cuando les venga en gana, así no puede funcionar la justicia”, señalan indignados.

Subir