31 de mayo de 2020 31/5/20

Mas de 100 personas y hasta 20 organismos se vuelcan en la limpieza del Parque Natural de la Marjal de Pego-Oliva

Mas de 100 personas y hasta 20 organismos se vuelcan en la limpieza del Parque Natural de la Marjal de Pego-Oliva - (foto 1)
  • ADENSVA ha organizado el encuentro, con una gran aceptación por parte de la ciudadanía

  • Se ha podido comprobar que ni los espacios naturales protegidos se libran de la acumulación de residuos

MÁS FOTOS
Mas de 100 personas y hasta 20 organismos se vuelcan en la limpieza del Parque Natural de la Marjal de Pego-Oliva - (foto 2)
Mas de 100 personas y hasta 20 organismos se vuelcan en la limpieza del Parque Natural de la Marjal de Pego-Oliva - (foto 3)

La Asociación para la Defensa de la Naturaleza al Sur de Valencia (ADENSVA) ha organizado a principios del mes de marzo una limpieza en la totalidad del Parque Natural de la Marjal Pego-Oliva, principalmente en el río Bullent. En ella han participado varias asociaciones, ayuntamientos y Cruz Roja, y se se ha puesto de manifiesto la implicación de un gran número de personas para contribuir a que un espacio natural de estas características esté libre de basuraleza. Y por otra parte, que no queda rincón en la comarca que se libre de los residuos que genera la sociedad.

Se realizaron multitud de trayectos para abarcar la totalidad del espacio natural incluidos los fondos del río Bullent, cuyo curso fluvial está considerado como uno de los mejor conservados y de mayor valor de la Comunitat Valenciana. Cuenta en sus aguas con la presencia de fauna muy amenazada, como tres especies de peces catalogados “en peligro de extinción” como el fartet (Aphanius iberus), el samaruc (Valencia hispánica) y el espinoso (Gasterosteus aculeatus). El rio Bullent fue precisamente el lugar del Parque Natural donde más residuos se extrajeron tanto del fondo como de su superficie.

Con motivo de la celebración de los carnavales de Pego, en la bajada del río Bullent se congregan cientos de personas para acometer su descenso con artefactos flotantes de fabricación casera, donde el consumo de bebidas alcohólicas está bien presente. La falta de control de esta actividad ocasiona que muchos componentes de estas embarcaciones acaben en el fondo del río junto a gran cantidad de botellas, plásticos y otros residuos.

Gracias a la colaboración de varios buzos de la Cruz roja, así como de la propia organización del evento se lograron extraer del cauce una cantidad de residuos inaceptable para un espacio natural de estas características, echando en falta un mayor control sobre las actividades que se realizan en el parque.

Desde la organización se lamentan de cómo queda el cauce el resto del año por un día de diversión. De hecho, los organizadores tienen pensado instar a los organismos implicados como la Confederación Hidrográfica del Júcar, Generalitat Valenciana y al ayuntamiento de Pego, para que se ejerza un control más exhaustivo sobre la actividad, para impedir que el curso fluvial quede en este estado tan lamentable tras los carnavales, máxime en un rio de estas características.

Es evidente que la limpieza exterior que se organiza tras la bajada no elimina la gran cantidad de residuos que acaban enganchados en la vegetación fluvial del interior del cauce, pero sobre todo del fondo del río. Neumáticos, botellas de vidrio y de plástico, vasos, bolsas, incluso algunas de estas precarias embarcaciones van a parar al fondo del rio dadas las condiciones en las que se celebra el evento.

Actualmente, al menos tres de estas embarcaciones de fabricación casera se hallan bajo las aguas del río, motivo por el cual desde la organización conservacionista se va a solicitar su extracción para impedir que su desintegración acabe contaminando las transparentes aguas del Bullent. Del mismo modo se va a solicitar que se limiten los materiales con los que se fabrican las embarcaciones, así como los elementos que acaban convirtiéndose en residuos, que se cargan en ellas para la fiesta.

Subir