28 de noviembre de 2020 28/11/20

Medio Ambiente construye cuatro nuevas balsas para la fauna del Parc Natural del Túria

  • En colaboración con el club de caza “El Faisán”, de Pedralba

  • Se ubicarán en el monte de El Palmeral y estarán integradas en el paisaje

La Conselleria de Medio Ambiente ha construido, en colaboración con el Club de Caza El Faisán, de Pedralba, cuatro nuevas balsas para animales y ha restaurado otras dos, en el monte de El Palmeral (Pedralba), dentro del Parc Natural del Túria.

Esta actuación es consecuencia del trabajo conjunto entre la Conselleria de Medio Ambiente y uno de los agentes sociales –el club de caza El Faisán- que desarrollan su actividad en el ámbito del Parc Natural del Túria, en concreto, la gestión cinegética del acotado de Pedralba.

La construcción y reconstrucción de las balsas ha sido desarrolladas por la brigada del parque, que ha realizado las tareas, y el Club de Caza el Faisán, que ha aportado los materiales, en el monte de El Palmeral, una zona autorizada para el adiestramiento de perros de caza en época de veda.

Para la ejecución de los trabajos, que comenzaron el pasado mes de agosto, se han utilizado aproximadamente 200 sacos de cemento y 10.000 kilogramos de gravas.

Cuatro nuevas balsas
Las cuatro nuevas balsas suponen nuevos puntos de agua en lugares donde no suele haberlas, excepto en algunas ocasiones después de las lluvias.

Gracias a esta actuación, aves, reptiles, mamíferos y anfibios de El Palmeral tendrán más posibilidades de habitar y reproducirse en el área de influencia de estas balsas. También se beneficiarán de la actuación especies cinegéticas como conejos, perdices, palomas, tórtolas, zorzales y jabalíes.

Las balsas se han construido según criterios de integración paisajística y de acuerdo con el objetivo de aportar agua a los animales durante todo el año. Por ello, se han construido en puntos donde confluye la escorrentía de las lluvias y en donde se puede acceder con las cubas para rellenar las balsas en época de lluvias escasas.

Los puntos de agua constituirán un pequeño ecosistema acuático que será ocupado por las comunidades típicas de estos ambientes, como anfibios, insectos y reptiles.

Las obras se han iniciado con la excavación de un vaso en el suelo, de aproximadamente 5 metros cuadrados de superficie por un metro de profundidad, que deja un lateral con una rampa de poca pendiente para el acceso y salida de la fauna.

Finalmente se ha realizado una plantación, alrededor de la balsa, con diversas especies de gramíneas de la zona con el fin de integrarlas en el paisaje y proporcionar una franja de sombra.

Reconstrucción de dos balsas
En cuanto a las dos balsas reconstruidas, el objetivo es mejorarlas con el fin de eliminar el impacto visual que generan, así como mejorar el acceso y salida de la fauna que se acerca a las mismas y permitir su uso por otros grupos de fauna.

La reconstrucción ha supuesto el desmantelamiento parcial de la estructura de las balsas. Para ello, se ha procedido al vaciado de las mismas, la limpieza de la cubeta (eliminando los fangos y piedras caídas) y la retirada de las piedras que bordean la balsa, con el fin de sujetar la lona de plástico.

Subir