1 de octubre de 2020 1/10/20

Invidentes y parapléjicos parten mañana a Granada para participar en una colonia de verano organizada por FRATER

  • Viajarán en un autobús adaptado y estarán diez días

Una treintena de integrantes de la Fraternidad Cristiana de Personas con Discapacidad de Valencia (FRATER), entre los que figuran invidentes y parapléjicos, partirá mañana, sábado, a Granada para participar en una colonia de verano de diez días organizada por la entidad.

Los participantes, que viajarán a bordo de un autobús adaptado, acompañados de un total de ocho voluntarios, proceden de diversas localidades de la diócesis, como Alcoi, Pobla de Vallbona, Alcudia, Burjassot, Xirivella, Font d’En Carrós y de Valencia.

En las jornadas, que se desarrollarán en un albergue del municipio de Viznar de la Junta de Andalucía, en donde pernoctarán, los asistentes participarán en actividades lúdicas, juegos de mesa y talleres de formación, “en los que se combinará el ocio y el descanso, con la oración”, según ha informado a la agencia AVAN la responsable de la Fraternidad en Valencia, Pilar Garzón.

Además, los participantes realizarán diferentes excursiones por la ciudad de Granada, en las que visitarán la Alambra, la Catedral y las Alpujarras.

Junto a las personas con discapacidad y los voluntarios, viajará también el sacerdote consiliario de la entidad August Monzón.

FRATER es un movimiento de apostolado seglar, integrado en el de la Acción Católica, que cuenta en la diócesis de Valencia con cerca de 200 integrantes y simpatizantes. Su objetivo es “fomentar la integración social y eclesial de enfermos y discapacitados mediante una relación lo más igualitaria posible, y no de mero asistencialismo, entre los miembros afectados y los no afectados”, según las mismas fuentes. También desarrollan a lo largo del año, excursiones culturales, convivencias y reuniones mensuales de formación integral.

La fraternidad, fundada en 1945 por el sacerdote francés Henri François, se implantó en Valencia hace más de 50 años impulsada por el jesuita valenciano Manuel Duato, “llamado cariñosamente 'el padre quitapenas' por su gran entrega y alegría”, según las mismas fuentes. Duato también extendió el movimiento por numerosos países iberoamericanos.

Subir