20 de febrero de 2020 20/2/20

El Cor de la Generalitat ofrece una selección de obras de cuatro siglos y diversas tradiciones en L’Alcúdia

  • La formación interpreta un programa a capela

El Cor de la Generalitat (CGV) ofrece el hoy en L’Alcúdia, bajo la dirección de su titular artístico, Francesc Perales, un concierto de música a capela que combina música religiosa y profana de diversos países compuesta entre los siglos XVI y XX.

El programa comienza con un recorrido por la literatura musical polifónica religiosa española, italiana y alemana desde el Renacimiento hasta el Romanticismo.

En Angelus ad pastores, a tres voces, Juan Blas de Castro (c. 1560-1631) muestra la influencia que la música profana ejerció sobre la polifonía religiosa del Renacimiento español, que se traduce en la ligereza y el virtuosismo de la escritura vocal.

El motete O magnum mysterium, de Tomás Luis de Victoria (c.1548-1611), fue escrito para la fiesta de la Circuncisión del Señor, mientras que el Versa est in luctum de la Misa de difuntos es, según los musicólogos, el mejor motete José de Torres (1665-1738), a quien se puede considerar el último polifonista español que escribió al estilo de Victoria, a pesar de las nuevas tendencias de su época.

A continuación el Cor interpreta el Cantate Domino, de Claudio Monteverdi (1567-1643), perteneciente a la escuela veneciana, ciudad que por su ubicación fue permeable a la influencia instrumental de Oriente, y Sicut moses serpentem in deserto exaltavit, de Heinrich Shutz (1585-1672), alumno de Gabrielli que estudió en la misma escuela que el italiano y del que bebieron Telemann, Bach, Buxtehude y Mozart, y todos los músicos barrocos.

Seguidamente el Cor ofrece dos salmos de Felix Mendelssohn, Verleih uns frieden gnädiglich y Aus tiefer Not schrei ich zu dir y el coral-motete Kommt her zu mir, spricht Gottes sohn, de Heinrich von Herzogenberg (1843-1900), “dos maestros unidos por su devoción a Bach: el primero fue el redescubridor del genio de Eisenach, mientras que el segundo representa el final de la tradición iniciada por Shutz”, explica Perales.

La segunda parte del concierto, toda ella dedicada al siglo XX, incluye Cuatro motetes de Aaron Copland (1900-1990), vinculado a la escuela de París; Ara que us am plus que jamés ami, una obra coral del valenciano Vicent Garcés (1906-1984), y dos piezas de dos de los compositores más representativos del siglo pasado: A litany, de William Walton (1902-1983), obra de trasfondo religioso, y Five flowers songs, de Britten (1913-1976), una pieza profana “donde el autor plasma su peculiar estilo, caracterizado por la libertad y el ingenio”.

Subir