10 de agosto de 2020 10/8/20

Inaugurada la Sala Blava: un espacio donde rendir culto al medio ambiente y la cultura local

Inaugurada la Sala Blava: un espacio donde rendir culto al medio ambiente y la cultura local - (foto 1)
  • El martes 7 de julio se inauguró la Sala Blava, un nuevo espacio de interpretación medioambiental situado en las instalaciones del Espai Voramar

  • Aunque su cometido principal es rendir culto a las joyas naturales y al entorno de Puçol, también deja espacio para la cultura y el patrimonio local

  • Por ejemplo, con la exposición de piezas arqueológicas milenarias que ya se puede visitar para comprender el pasado de nuestra tierra

MÁS FOTOS
Inaugurada la Sala Blava: un espacio donde rendir culto al medio ambiente y la cultura local - (foto 2)
Inaugurada la Sala Blava: un espacio donde rendir culto al medio ambiente y la cultura local - (foto 3)

La Sala Blava es, sin duda alguna, la novedad del año en la playa de Puçol. Ubicada en el Espai Voramar, junto a la Oficina de Turismo y el centro médico de la playa, el martes 7 de julio fue inaugurada en un acto que contó con la presencia del gobierno municipal y representantes del Club Trotafons, implicados en distintas actividades previstas para el aula.

Su cometido es ofrecer diferentes charlas, exposiciones, concursos... La mayoría, relacionados con el medio ambiente y los espacios naturales locales. Especialmente en la playa.

Sin embargo, «más allá de todo esto, se propone como un espacio ideal para otro tipo de actividades no necesariamente relacionadas con la playa», apunta Elena Camarero, concejal de Turismo, para «desestacionalizar la Sala Blava y poder utilizarla todo el año».

De este modo, la pueden disfrutar todos los turistas y vecinos de la playa de Puçol, donde cada vez viven más personas durante todo el año, añade Paz Carceller, alcaldesa: «Se propone como un edificio más del Ayuntamiento que los vecinos puedan disfrutar como espacio multiusos».

Pero el verano invita a conectar con la playa, el mar y las maravillas que habitan en él. Naturales... O no. Por ello, desde su apertura, la Sala Blava recoge una exposición permanente de cuellos de ánfora romana; piezas de 4.000 años de antigüedad que en otra vida sirvieron para el transporte mercancías, y que hace 17 años fueron rescatadas por el buceador local Ximo Huerta.

Tras un largo proceso de restauración y análisis con especialistas, el pasado mes de junio las cedió al Ayuntamiento en un acto de defensa por el patrimonio histórico. «En casa de cualquiera pierden todo su valor», comenta el buceador: «La idea es mostrar a nuestro pueblo que la playa no es solo un paseo marítimo con restaurantes, sino que en el mar hay mucha vida y todo un mundo por descubrir».

De este modo, la Sala Blava permite sacar a la luz «algo que estaba totalmente olvidado y que ahora forma parte de la cultura de Puçol», asegura orgulloso el responsable del Club Trotafons, entidad que, además, ha cedido al Ayuntamiento una selección de fotografías marinas en las aguas de Puçol, que se expondrán próximamente.

Pero la sala también deja espacio a la participación de los propios vecinos. Por ejemplo, con el concurso de fotografía medioambiental Foto Natura Puçol 2020, que pretende crear y exponer un fondo documental local con imágenes de los espacios naturales de Puçol: la Costera, la playa, el mar, la Marjal dels Moros y su reserva de aves, el Estany...

De todas las presentadas —hasta un máximo de cuatro por participante—, un jurado del Ayuntamiento realizará una selección de 30 fotografías, que se expondrán en la Sala Blava para elegir la ganadora por votación popular.

Todas estas exposiciones y el resto de actividades de la Sala Blava se pueden disfrutar en el horario del centro: de martes a viernes, de 17 a 20 horas, y los fines de semana, de 10 a 14 horas.

En definitiva, un espacio donde fomentar la concienciación medioambiental y contemplar las maravillas naturales y culturales que brinda el entorno de Puçol. Dentro... Y fuera del agua.

Subir