19 de septiembre de 2019 19/9/19

Yoe dispara tres «mascletaes» a mediodía y dos castillos nocturnos el día de San José

Yoe dispara tres «mascletaes» a mediodía y dos castillos nocturnos el día de San José - (foto 1)
MÁS FOTOS
Yoe dispara tres «mascletaes» a mediodía y dos castillos nocturnos el día de San José - (foto 2)
Yoe dispara tres «mascletaes» a mediodía y dos castillos nocturnos el día de San José - (foto 3)
Yoe dispara tres «mascletaes» a mediodía y dos castillos nocturnos el día de San José - (foto 4)
Yoe dispara tres «mascletaes» a mediodía y dos castillos nocturnos el día de San José - (foto 5)
Yoe dispara tres «mascletaes» a mediodía y dos castillos nocturnos el día de San José - (foto 6)
Yoe dispara tres «mascletaes» a mediodía y dos castillos nocturnos el día de San José - (foto 7)
Yoe dispara tres «mascletaes» a mediodía y dos castillos nocturnos el día de San José - (foto 8)

Vicente Alcácer Yoe es el pirotécnico local y, desde hace años, es el que se ocupa de «vestir» distintos actos festivos, entre ellos las fallas. Este año, a mediodía del 19 de marzo, repitió un duro pero a la vez emocionante desafío: disparar la mascletà en las fallas Molí de Vent, Hostalets y Palau-La Torre, cada una con un cuarto de hora de diferencia... y el resultado, a decir del numeroso público asistente, sobresaliente.

La primera falla fue Molí de Vent, que tradicionalmente se dispara en el extremo norte del barranco Pascual. «Como es habitual, por lo ajustado del presupuesto, preparamos una mascletà pequeña, coqueta y muy ruidosa», apunta Vicente Alcácer.

La estrella del mediodía fue la mascletà de Hostalets, una falla que reserva cada año una partida fija para este evento: «comenzamos con tres retenciones, luego quince ramilletes de terremoto, una pasada digital sincronizada y, para finalizar, dos golpes aéreos con quinientos disparos. Realmente una mascletà que se deja sentir en toda la población», apunta Yoe.

La tercera mascletà de San José fue la de Palau-La Torre, que tradicionalmente se instala junto a la muralla del antiguo jardín botánico. Para cerrar el desafío, la propuesta de Yoe fue «similar a la de Hostalets, pero con algo menos de ruido: tres retenciones, diez ramales en terremoto y, como colofón, un buen final aéreo».

La jornada pirotécnica se completaría por la noche con el disparo de dos castillos, en Antiga Muralla y Hostalets...

El primero fue lanzado al filo de la medianoche, justo antes de la cremà de la falla l'Antiga Muralla, compuesto por trescientos disparos en zeta, un final con varias pasadas de trueno con control digital y un golpe final.

Por último, pasada la una de la madrugada, nuevamente en el barranco y con la falla Hostalets, la despedida del pirotécnico local fue espectacular: «también usamos los trescientos disparos en zeta y las dos pasadas digitales de trueno, pero como cierre añadimos tres golpes de color aéreos, que dan un acabado que siempre llama la atención».

Como su responsable, Yoe, que nunca pasa desapercibido: lo suyo es hacer ruido allá por donde pasa.

ocultar
Yoe dispara tres «mascletaes» a mediodía y dos castillos nocturnos el día de San José
Subir