22 de noviembre de 2019 22/11/19

Actos populares de San Antonio

Actos populares de San Antonio - (foto 1)
    MÁS FOTOS
    Actos populares de San Antonio - (foto 2)
    Actos populares de San Antonio - (foto 3)
    Actos populares de San Antonio - (foto 4)
    Actos populares de San Antonio - (foto 5)
    Actos populares de San Antonio - (foto 6)
    Actos populares de San Antonio - (foto 7)

    El viernes 19 de enero, a las 17.30 horas, comenzaron los actos dedicados a los niños en la fiesta de Sant Antoni: una generosa dosis de chocolate acompañada de una buena porción de coca para que los pequeños tuvieran fuerzas de cara a esos «toros infantiles» que se iban a celebrar a continuación. Como es normal, muchos jóvenes repitieron y también sus padres, siempre dispuestos a entrar en calor con el chocolate del Parraquet. Lo de enfrentarse a los «carretones» los mayores... eso es otra historia y preferían dejarlo para los más pequeños.

    Tras el chocolate y la aportación sonora de Yoe avisando que se acercaba la hora de un nuevo acto, desde la calle Paco Roca salieron dos tandas de carretones, esos pequeños toros con ruedas ideales para iniciar a los más pequeños en el mundo de los bous al carrer, aunque aquí los pequeños también estaban al frente... incluso de la embolada, porque, como es habitual, hubo toro, fuego, bolas y un pequeño que cortó la cuerda. La afición en Sant Antoni está garantizada durante años: las calles estaban llenas de menores disfrutando de su tarde en las fiestas.

    La madrugada del viernes y el sábado (tarde y noche) son los horarios reservados a los festejos taurinos, aunque también la presencia de los familiares y amigos en las casas del recorrido es un elemento fundamental de la fiesta, siempre con la gastronomía como punto de referencia.

    Pero si de referencias gastronómicas hablamos, el domingo a mediodía le tocaba el turno a un clásico: las ollas preparadas por Calderes Albert, de Foios, que preparó 1.500 generosas raciones repartidas en 10 ollas.
    «Aunque no estuvieron a las 14 horas, sino unos minutos después, fue debido al aire que no dejaba hervir como toca y tampoco ayudaba a que la leña se cogiera en su punto», apunta Alfredo Albert, uno de los responsables de esta veterana empresa cuyo secreto es «no escatimar con el género» y cuyos resultados saltan a la vista: llevan sirviendo calderas en Puçol desde hace dos décadas, primero en la celebración del Día de La Costera, después en las fiestas del Barrio y ahora en las de Sant Antoni.

    Ollas cocinadas con productos naturales (cardo, nabo, habichuela, tocino, mano de cerdo, rabo de cerdo, ternera, pechos de cordero, pulmón de cordero, esquina de cerdo, paleta de cerdo, patata, arroz y morcilla), pero, sobre todo, con un punto de pimiento colorado y canela, que son los ingredientes especiales de la casa que hay que medir muy bien «para darles el punto de sabor y de color, pero no se deben pasar porque entonces se pierde la gracia de esta comida típica».

    El cierre de los actos populares aunó un año más la música y el fuego. La Escola Municipal de Tabal i Dolçaina, de la mano de José Miret, recorrió las calles Barreres, 9 d'Octubre y Sant Antoni con la música tradicional como protagonista. Además, el cierre, frente a la hoguera, fue con el tema Sant Antoni, compuesto por Xampo para homenajear las fiestas de este barrio.

    Tras la música, la tradicional foto de la comisión y el encendido de la hoguera, acompañada de un castillo de fuegos artificiales a cargo de Vicente Alcácer Yoe. Como siempre, mucho público en el entorno de la muralla del antiguo jardín botánico para disfrutar en directo de una fiesta que sigue gozando de buena salud y cuyo futuro está garantizado por la presencia de esos actos populares que implican a vecinos de todas las edades.

    ocultar
    Actos populares de San Antonio
    Subir