23 de febrero de 2020 23/2/20

Valverde califica de “chiste de mal gusto” que Fabra dé consejos de honestidad al PSPV-PSOE cuando “es el mayor imputado de España”

    El secretario de organización provincial del PSPV-PSOE y diputado provincial, Francisco Valverde, ha calificado de “chiste de mal gusto” que el presidente de la Diputación y máximo responsable del PP, Carlos Fabra, “se atreva a dar consejos de honestidad a los socialistas cuando él es un sospechoso permanente que vive acechado por los tribunales por las innumerables imputaciones relativas a todo tipo de corrupción vinculada a la administración pública, desde el tráfico de influencias, hasta la falsificación de documentos, pasando por el fraude fiscal”.

    Valverde ha hecho estas declaraciones después de que Fabra afirmase que en la gestión del PSPV-PSOE “hay más sombras que luces” y en las que incluso ha cuestionado determinadas contrataciones. Por este motivo, el secretario de organización califica de “colmo del disparate que la persona que ha sido conocida en toda España por ser el más imputado y por las grabaciones en las que se jacta de no recordar a cuánta gente ha colocado, se atreva ahora a cuestionar las contrataciones en otras administraciones”. En este sentido, ha lamentado que Fabra “intente dar lecciones, cuando en la diputación, son conocidas las contrataciones de proyectos encargados a su hermano, a pesar de que en la institución hay técnicos para realizar esos trabajos”.

    Para Valverde, el PP “ha perdido el norte definitivamente, ya que cuando el presidente regional, Francisco Camps, y el secretario provincial y portavoz en las Cortes, Ricardo Costa, están siendo investigados por, supuestamente, recibir los trajes que le regalaban empresas con contratos millonarios de la Generalitat, y por tanto, pagados por todos los ciudadanos y ciudadanas con sus impuestos, o cuando el presidente provincia todavía no ha aclarado quién le ingresaba sumas millonarias al contado en sus cuentas por valor superior a los cien millones de las antiguas pesetas en un solo año, es muy difícil poder seguir al frente de las instituciones y, por eso, se ven obligados a recurrir a la mentira y a la manipulación para intentar distraer a una opinión pública que cada día que pasa es más consciente de lo culpables que son en ambos casos”, concluyó. Por todo ello, les ha pedido que, en el futuro “hablen de lo que quieran, menos de honestidad, honorabilidad y legalidad, porque, desgraciadamente, en estos campos, están totalmente desautorizados por la propia evidencia de los hechos”.

    Subir