1 de octubre de 2020 1/10/20

Pañella: "Hace dos años de la inauguración electoralista del aeropuerto, y todo sigue igual o peor"

  • Dice que "Carlos Fabra y el Consell continúan cada uno a la suya, sin trasparencia y sin dar cuenta del dinero público que se lanza en este pozo sin fondo"

El diputado de Compromís por Castelló, Josep Maria Pañella, ha declarado que "se cumplen dos años de aquella electoralista inauguración a bombo y platillo del aeropuerto de Castelló, que en boca del entonces presidente de la Generalitat Francisco Camps y del entonces presidente de la Diputación, Carlos Fabra, debía llevar la riqueza y la prosperidad a todos los hogares de Castelló, y haría llegar tal riada de turismo a nuestras tierras que seríamos noticia mundial".

"Y sí, ciertamente, ha dicho Pañella, el aeropuerto ha sido durante estos dos años noticia en todo el mundo, pero no para bien: tenemos "el aeropuerto sin aviones", por las pistas del cual circulan bólidos de carreras, eso sí, con una discutible estatua monumental que, como sabe todo el mundo, no representa a Carlos Fabra; mientras tanto, este señor, que sigue nadie sabe por qué como presidente de Aerocas, continúa yendo a la suya, pasando olímpicamente de un Consell que no se atreve a destituirle, ni por su implicación en casos de presunta corrupción, ni por la reiterada desobediencia a los criterios y líneas de actuación diseñadas por este Consell sobre el aeropuerto. En este sentido, y por si quedaba alguna duda, Compromís se unirá en el plenario de esta semana a la petición de destitución de Carlos Fabra como presidente de Aerocas”.

Ante esta situación, el diputado de Compromís ha exigido al Consell "una línea de actuación clara y bien definida, una hoja de ruta sobre el futuro de las instalaciones del aeropuerto; que haga públicas de una vez las ofertas reales que ha recibido para su compra, si es que realmente hay alguna, y las cantidades ofrecidas; que diga si piensa asumir su gestión directa, caso de no conseguir venderlo, y con qué dinero; que diga, caso contrario, qué piensa hacer con unas instalaciones el mantenimiento de las cuales, aunque no aterrice ningún avión, siguen costando diariamente mucho dinero a los contribuyentes; y, sobre todo, que tenga la honradez de entonar un "mea culpa", que reconozca todos los errores que se cometieron desde el mismo momento de la aprobación del proyecto, y que informe con luz y taquígrafos de todos los gastos que se han hecho, a qué fines iban destinados esos pagos y quién fueron los beneficiarios".

Subir