1 de diciembre de 2020 1/12/20

Medio Ambiente celebra el Día del Cangrejo Autóctono con una suelta de 800 ejemplares en el Penyagolosa

  • Esta especie pasó a estar en peligro de extinción debido a la suelta indiscriminada de cangrejo americano

La Conselleria de Medio Ambiente ha celebrado el Día del Cangrejo Autóctono con una suelta de 800 de ejemplares de esta especie en la Font dels Molíns, en Vistabella, en el entorno del Parque Natural del Penyagolosa. 

Se trata de una jornada lúdica y participativa organizada por el Servicio de Biodiversidad para dar a conocer a los vecinos de las zonas en las que habita esta especie la problemática que sufren nuestros cangrejos de río.

Esta suelta se enmarca dentro del programa de actuaciones para la recuperación del cangrejo de río autóctono en la Comunitat Valenciana, intensificado en el último año en el que se han creado tres nuevas poblaciones de esta especie en varios puntos del territorio y ha reforzado las otras tres colonias existentes.

Este tipo de jornadas están abiertas a todos los valencianos, para que aprendan a respetar a nuestra fauna autóctona, porque sólo así se evitarán los males del pasado, como el que asoló al cangrejo con la pesca indiscriminada.

El cangrejo autóctono es un invertebrado gravemente amenazado, por lo que está incluido en la categoría de ‘Vulnerable’ en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas. En la Comunitat ha sufrido en las últimas décadas una alarmante regresión en los ríos de la Comunidad Valenciana, donde antes se distribuía ampliamente, por lo que fue declarado en 2004 ‘En Peligro de Extinción’ dentro del Catálogo Valenciano de Fauna Amenazada.

Durante el pasado año los técnicos del Servicio de Biodiversidad han realizado censos para valorar el estado de las poblaciones valencianas, y gracias a un mayor esfuerzo en la búsqueda de poblaciones relictas y a las labores de refuerzo e introducción en lugares donde se ha extinguido, se ha logrado crear 23 nuevas poblaciones estables y autosuficientes y 20 en fase de implantación en toda la Comunitat.

En los próximos años se seguirán realizando las labores de seguimiento y refuerzo para asegurar la supervivencia de las poblaciones naturales y revertir su situación de especie amenazada ampliando su distribución a lugares donde era habitual hace décadas.

Además, en todas las poblaciones los ejemplares se reproducen normalmente lo que supone un signo evidente de recuperación que invita a pensar que, con una buena planificación y gestión, es posible revertir el proceso de desaparición de la especie y mantener un importante contingente de ejemplares y núcleos de cría.

Las sueltas que se han llevado a cabo están dentro del Plan del Cangrejo autóctono, que también se contempla el fomento de líneas de investigación desde las universidades o institutos oficiales, con el objeto de formar especialistas en aislamiento y detección de esta especie de crustáceo, establecer metodologías de cría en cautividad y de repoblación (densidades, edades, etc.), rangos ecológicos para las especies alóctonas, así como la caracterización genética del cangrejo autóctono.

El crítico estado de la especie ha llevado al Consell a aprobar recientemente un Decreto que prohibe la comercialización con esta especie y con el cangrejo rojo americano, para evitar que se repitan de nuevo las liberaciones que han colocado al autóctono al borde de la desaparición.

La historia de un declive
Hace unos 30 años, el cangrejo de río autóctono ocupaba barrancos, manantiales y ríos de la Comunidad. Era una especie bastante común  y muy valorada en la gastronomía popular.

El principal causante de la alta mortalidad de nuestro cangrejo de río es el cangrejo rojo americano. Fue introducido en la Comunidad Valenciana en la década de los años 70 y, actualmente, se encuentra asentado de manera estable en numerosos ambientes acuáticos, incluidos la práctica totalidad de zonas húmedas de litoral y de interior.

En muchos casos la aparición de individuos en estos enclaves se debe a introducciones anónimas deliberadas a partir de ejemplares adquiridos en pescaderías, de ahí la necesidad de que los ciudadanos se conciencien de lo peligroso que es liberar especies exóticas en el medio natural”, ha afirmado la directora general.

El cangrejo rojo americano no sólo compite por los recursos básicos de medio natural sino que, lo que es más grave, es portador de un hongo letal (Afanomices astaci) que transmite e infecta a nuestro cangrejo y que ha conducido a la especie al borde de la extinción.

El furtivismo y la presión de nuevos depredadores como el visón americano son otras de sus amenazas.

Subir