19 de septiembre de 2020 19/9/20

Luis Lizan afirma en un curso de verano que la opinión del paciente es clave para evaluar los tratamientos médicos

Luis Lizan afirma en un curso de verano que la opinión del paciente es clave para evaluar los tratamientos médicos - (foto 1)
    Es muy importante medir la efectividad de los tratamientos médicos incorporando la visión de los pacientes, a partir de lo que ellos sienten y opinan. Así lo ha señalado Luis Lizán, doctor en Medicina y secretario de la Comisión Académica Interna encargada del diseño del grado de Medicina de la Universitat Jaume I, en la primera de las conferencias del curso de verano de la UJI “Avances en investigación de resultados de salud”.

    Lizán ha destacado la importancia de la investigación de resultados en salud (IRS) para conocer la efectividad y eficacia de los tratamientos y ha considerado que “los ensayos clínicos están muy bien pero necesitamos más información de cómo está el paciente en la práctica clínica real, en esto es fundamental qué nos dicen de cómo se sienten y a eso hay que intentar dar respuesta.”

    Durante la conferencia “La investigación de resultados en salud: variables referidas y centradas en los pacientes” Lizán ha explicado que la investigación médica tradicional se ha basado en la medida de variables centradas en síntomas y pruebas de laboratorio para evaluar las intervenciones y que la IRS utiliza junto a estas medidas otras tales como la calidad de vida, la satisfacción o el coste-efectividad. En este sentido, el médico ha destacado “la importancia de tomar medidas centradas en lo que percibe y refiere el paciente para evaluar el impacto de una intervención” y ha señalado que “estas medidas tienen una utilidad desde el punto de vista preventivo, curativo y paliativo y por eso los médicos debemos intentar mejorar todas las variables percibidas por el paciente”.

    Lizán ha destacado que “hay una diferencia entre lo que piensa el médico y lo que piensan los pacientes” y que “la IRS nos proporciona resultados desde el punto de vista del paciente, analiza los factores que pueden afectar la efectividad y proporciona información específica para el actor sanitario.”

    Además, Lizán ha apuntado que “este movimiento consigue que de una forma sistemática se haga una valoración con un instrumento válido como lo es un cuestionario de salud que debe estar orientado a la persona, ser fiable, útil, sencillo, relevante clínicamente, fácil de interpretar y que no quite tiempo de la propia consulta”.

    Subir