24 de septiembre de 2020 24/9/20

El General de Castelló implanta la videoconferencia para supervisar la hemodiálisis domiciliaria

El General de Castelló implanta la videoconferencia para supervisar la hemodiálisis domiciliaria - (foto 1)
  • El paciente y el personal sanitario pueden contrastar la evolución del procedimiento de diálisis

  • Permite solucionar dudas y resolver pequeñas complicaciones evitando el traslado al hospital

El Hospital General de Castelló ha puesto en marcha un procedimiento de supervisión de los pacientes que reciben hemodiálisis domiciliaria mediante videoconferencia, una experiencia piloto con la que se pretende mejorar la calidad asistencial.

Esta iniciativa pionera, puesta en marcha por el Servicio de Nefrología y la Unidad de Hemodiálisis del centro sanitario, permite reducir los traslados de los pacientes para realizar revisiones y facilita el contacto directo y frecuente con el especialista. Esta ventaja permite evitar desplazamientos a nefrología, ya que estos pacientes con patología renal a veces necesitan ser vistos en otras consultas hospitalarias por otros especialistas.

De hecho, según el supervisor de Enfermería de la unidad, Vicente Cerrillo, hay situaciones “importantes” que pueden requerir un cambio de tratamiento y, por tanto, la utilización de la videoconferencia permite realizar reentrenamientos, observar anomalías en el catéter o líneas, el control de la tensión arterial, otros parámetros del sistema de monitorización, o simplemente observar el estado general del paciente.

La frecuencia de las conexiones entre el hospital y el domicilio “varía según el estado del paciente y del tratamiento”. Durante los primeros días de tratamiento en el domicilio con el monitor de hemodiálisis “estamos muy pendientes para observar cualquier circunstancia anómala e instruir al paciente”, mientras que la frecuencia se reduce a medida que pasa el tiempo a una vez cada 15 días.

Esta medida aumenta la calidad asistencial de los pacientes con una enfermedad renal crónica y complementa el plan de hemodiálisis domiciliaria implantado en el Departamento de Salud de Castellón en 2008.

Los pacientes que se están sometiendo a tratamiento de hemodiálisis domiciliaria y a los que se les hace el seguimiento por videoconferencia están “satisfechos” por las ventajas que les supone a su vida diaria, según Cerrillo.

Así, destacan que la “teleconsulta” les resulta cercana y les hace sentirse en el hospital, les da tranquilidad en caso de complicaciones, y les evita traslados y absentismo laboral, así como una menor repercusión económica en su vida diaria.

Hemodiálisis domiciliaria

La hemodiálisis domiciliaria permite evitar una media de dos horas de traslado y cuatro de tratamiento día si y día no. Ahora, según el supervisor de enfermería de Diálisis, Vicente Cerrillo, “podrán conectarse al monitor de Hemodiálisis entre dos horas y dos horas y media en su domicilio, lo que le permitirá ganar en calidad de vida”.

El personal sanitario del Hospital General de Castelló y los técnicos de la empresa concertada mantendrán durante todo el tratamiento un control continuo del proceso, por lo que, en el caso de que el paciente detecte alguna anomalía esta sea subsanada lo antes posible.

Para llegar a este punto, el enfermo dializado ha tenido que pasar por una fase de entrenamiento en la que el personal de Hemodiálisis le ha enseñado paso a paso como conectarse y desconectarse del monitor que tendrá en su domicilio, cambiar los filtros y controlar su funcionamiento.

De esta manera, el paciente es autónomo en cuanto a la hora y el día de tratamiento, siempre y cuando siga las pautas que le han sido marcadas por el nefrólogo y por las enfermeras del programa, permitiéndole así llevar una vida relativamente normal. “En vez de tres días con sesiones de cuatro horas de diálisis, ahora se hará seis días de dos horas, por la mañana, por la tarde o por la noche, cuando mejor se adapte a sus necesidades”.

Mejora técnica

Hasta ahora, los responsables del seguimiento de la hemodiálisis domiciliaria, contactaban con los pacientes que la recibían de forma telefónica, pero había datos que no se podían obtener e información que no se podía facilitar de una manera “tan eficiente” como la videoconferencia.

Así, el Departamento instala en el domicilio del paciente, además del monitor de hemodiálisis, un sistema de videoconferencia a través de internet, que permite el intercambio de imagen y sonido entre el hospital y el paciente. Esta comunicación es de “alta definición y calidad en cuanto a imagen y sonido”.

Subir