30 de septiembre de 2020 30/9/20

Ferrer afirma que con los 90 millones anunciados para la F-1 se podrían construir todos los colegios e institutos que faltan en la provincia

  • La secretaria de Educación socialista denuncia que “el PP dedica los recursos públicos al boato y a los grandes eventos ostentosos mientras la educación necesita inversiones urgentes”

La secretaria de Educación y Cultura de la Comissió Executiva Provincial de Castelló, Montserrat Ferrer, ha criticado que la Generalitat Valenciana destine millones de euros para la celebración de grandes eventos como la Fórmula 1, mientras existen numerosas obras educativas pendientes, y prometidas, en la provincia de Castellón.

Para Ferrer, la política del PP se caracteriza por el despilfarro y la mala gestión de los recursos públicos: "La saturación de los centros educativos, los barracones y la falta de construcciones escolares demuestran el desprecio del PP hacia una educación de calidad, que es imprescindible para un futuro de progreso”. Según la dirigente socialista, “con los 90 millones invertidos en el canon de la Fórmula 1 se podrían haber realizado las obras pendientes en los colegios e institutos de la provincia, para evitar la saturación de los centros escolares, que los alumnos estudien en barracones o que tengan que desplazarse lejos de casa".

La secretaria de Educación denuncia, como ejemplo paradigmático de este abandono, el caso del IES Bovalar, anunciado en el mapa escolar de 1997 y todavía sin acabar después de tres legislaturas. “El Partido Popular sólo se preocupa de inventar nombres que suenen bien mediáticamente, como CreaEscola o MilloraEscola, para ocultar con promesas la falta real de inversiones”, afirma Ferrer, para quien “la realidad es que en la provincia de Castellón hay escuelas e institutos saturados, y alumnos en barracones”.

Por este motivo, la secretaria d’Educación socialista ya ha reclamado que "se ejecuten más de 30 nuevas construcciones educativas en la provincia castellonense” algunas tan urgentes como el colegio número 5 de Vinarós o el número 4 de Benicarló, el colegio de la Vilanova y el de les Coves, el colegio Cardenal Tarancón y el IES Llombai en Borriana, el colegio número 4 de Onda, el número 11 de Vila-real o el número 5 de Almassora, entre otros. También que se amplien los institutos con solares abandonados, como el IES Matilde Salvador de Castellón, o que se construyan nuevos institutos en lugar de destinar el dinero público a concertar el bachillerato en los centros privados, como es el caso de Vila-real.

Por otro lado, Ferrer denuncia que este abandono de la inversión en los centros públicos pretende facilitar la privatización de la enseñanza y el negocio de unos pocos, como ilustra el caso de la ciudad de Castellón, donde no se han construido a tiempo las escuelas públicas necesarias en las nuevas zonas de expansión, para garantizar que pudieran instalarse centros privados. Es el caso del Pau Censal i del Pau Gumbau, con solares educativos abandonados mientras se han levantado centenares de viviendas nuevas.

Para la dirigente socialista “otra manera de hacer política es posible, porque todos no somos iguales ni tenemos las mismas prioridades”. “La prueba está en la ciudad de Castellón, porque desde que el PP preside la Generalitat sólo se han construido dos institutos y tres escuelas de nueva creación, mientras que en un periodo menor de tiempo, el Partido Socialista creó justo el doble de centros educativos" ha apuntado Ferrer, para quien “no es casualidad que durante este tiempo hayan aparecido cuatro nuevos centros privados dedicados a la enseñanza obligatoria, tres de ellos construidos en suelo rústico no urbanizable, y todos en zonas de expansión donde no se han edificado a tiempo las escuelas y los institutos que hacían falta”.

Subir