5 de abril de 2020 5/4/20

Equo pide regular la contaminación lumínica de los pueblos y ciudades para reducir el coste económico y los impactos ambientales

    El partido verde EQUO en las comarcas de Castelló, defiende la necesidad de regular entre todas las administraciones (Gobierno Central, Generalitat y Ayuntamientos) el uso abusivo de la contaminación nocturna para luchar contra la contaminación lumínica que se genera.

    Según han explicado desde EQUO, todos los ayuntamientos de la provincia tienen en las partidas fijas de gasto ordinario, el pago de la iluminación viaria, que se lleva un buen puñado del dinero de los contribuyentes.

    Los excesos del alumbrado nocturno, además de suponer un gran gasto de energía, está afectando gravemente, a las zonas más pobladas, con la denominada polución luminosa, que impide disfrutar de la oscuridad del cielo y contemplar la cúpula celeste ; es demasiado habitual ver en pueblos y ciudades como calles en proyecto, donde sólo está el asfalto y ninguna vivienda, donde las farolas están iluminando todas las noches la nada, o calles en la cuales en plena noche parece estar en pleno día por el exceso de luz.

    Esta realidad, además del impacto que causa al erario público y la contaminación que genera, tiene efectos económicos (abuso de los recursos naturales; un consumo de combustibles fósiles, energía y recursos, muchos más de los que realmente nos hacen falta) ecológico; Una agresión al frágil ecosistema nocturno y sus cadenas tróficas que crea desequilibrios y tensiones que facilitan la aparición de plagas, el empobrecimiento genético de poblaciones y extinciones, o social ( un peligro para peatones y conductores), luces mal orientados o demasiado potentes deslumbran, hacen perder agudeza visual y generan zonas de sombra demasiado contrastadas.

    A estas alturas, sólo los ayuntamiento que por su cuenta hagan ordenanzas en este sentido estan poniendo parches a un problema que tendría que tener una solución global con una legislación seria al respeto, y que regule como evitar la emisión de luz hacia el cielo, utilizar luminarias y bombillas adecuadas, y emplear siempre las recomendaciones de los organismos oficiales respecto a los niveles luminotécnicos.

    Hay que reducir la Iluminación suntuaria, la intensidad lumínica del alumbrado público a partir de determinadas horas de la noche, en que la actividad ciudadana se reduce al mínimo, trabajar para que las empresas y los particulares adecuen sus alumbrados de recintos privados exteriores, fachadas y letreros publicitarios luminosos, y en especial, en polígonos y zonas que no mantienen actividades durante la noche.

     

    Subir