17 de febrero de 2020 17/2/20

Colomer solicita una junta de portavoces urgente para evitar que los municipios de l’Alcalatén pierdan los 6 millones por el incendio

  • La diputación mantiene inmovilizados en su cuenta los tres millones de euros adelantados por el Gobierno de España desde hace tres años pendiente de que la Generalitat aporte otros tres para poder invertirlos

Hace ahora cuatro años, varios municipios de l’Alcalatén sufrieron las consecuencias de un terrible incendio que supuso una tragedia ambiental, economía y sentimental a toda una comarca, al afectar algunos de sus mejores potenciales: su paisaje y su masa arbórea. Desde el primer momento, el Gobierno de España realizó una transferencia de tres millones de euros a la diputación para que esta institución, junto con la Generalitat realizasen la misma aportación con el fin de poder impulsar las inversiones de regeneración que necesitan estos ayuntamientos.

La respuesta por parte de las dos instituciones siempre ha sido el rechazo, lo que ha provocado que después de tantos años, los tres millones del Gobierno de España sigan inmovilizados en una cuenta de la diputación con el grave riesgo de que se pierdan el próximo 10 de septiembre, si la Generalitat no aporta su parte.

Por este motivo, y ante la amenaza que supone para estos municipios perder este dinero fundamental para su desarrollo, Francesc Colomer ha solicitado la convocatoria de una junta de portavoces urgente para abordar esta cuestión, “porque la diputación, que es la institución que cuenta en sus cuentas bancarias con los 3 millones adelantados por el Gobierno de España, no puede permitir que la desidia de una Generalitat que ha malgastado el dinero de todos los ciudadanos en cuestiones tan graves como el propio escándalo Gürtel, dejen ahora a estos municipios sin el dinero prometido”.

Colomer insiste en agotar todas las vías posibles, y por eso “el actual presidente, Alberto Fabra, tiene la oportunidad de demostrar que las prioridades han cambiado en la Generalitat y que Castelló vuelve a figurar en el mapa autonómico, porque los vecinos y vecinas de todos estos municipios tienen sus esperanzas puestas en poder invertir este dinero para regenerar lo antes posible la zona afectada”.

El portavoz socialista ha recordado que el incendio era la gran oportunidad, desgraciadamente, “para demostrar la utilidad de esta diputación: una zona rural devastada, una agrupación de municipios –política supramunicipal- y una estrategia de compensación para los municipios que más lo necesitan”.

En ese momento, hace ahora cuatro años, “era necesario generar esperanza en el ámbito rural que ha pasado por esta tragedia ambiental, económica, y sentimental de perder lo mejor que tenían, el paisaje y la masa arbórea y la diputación debería haber sido extraordinariamente sensible para reaccionar ante estas circunstancias”. Por eso, insiste en que, “el siniestro reunía todas las condiciones para que la diputación hubiera estado a la altura y hubiera reaccionado, buscando ayudas, compensando el territorio y hasta adelantado el dinero de la Generalitat morosa. Sin embargo –añade- hemos experimentado la desidia y las excusas del mal pagador y, ahora, Moliner al frente de la institución, tiene la oportunidad de demostrar que las cosas han cambiado”.

 

Subir