18 de febrero de 2020 18/2/20

El CODECS insta a los pacientes a “ser cautos” a la hora de financiar tratamientos dentales

El CODECS insta a los pacientes a “ser cautos” a la hora de financiar tratamientos dentales - (foto 1)

    Comparar centros y ser “extremadamente cautos en el tema de la financiación de los tratamientos dentales”. Son las recomendaciones que desde el Colegio Oficial de Dentistas de Castellón lanzan a los pacientes odontológicos para evitar riesgos en la salud y la vulneración de sus derechos, como ha ocurrido a raíz del cierre repentino, el pasado jueves, de varios centros de la cadena dental Funnydent en Madrid y Cataluña.

    Según ha expresado el presidente del CODECS, Victorino Aparici, en Castellón no se han registrado denuncias tras la quiebra de esta cadena, pero recuerda que ha habido dos casos muy similares en la provincia en el último lustro y alerta del riesgo que puede producirse a corto y medio plazo por la existencia de clínicas dentales que se guían por exigir el pago por adelantado de los tratamientos ofreciendo financiación de entidades crediticias ajenas a las propias clínicas. Centros que “están proliferando en toda España por el excesivo mercantilismo de la odontología actual”, lamenta.

    “Hay que ser muy cuidadosos cuando se acude a centros que inducen al paciente a firmar un contrato de financiación que comporta el pago adelantado del tratamiento que se va a percibir, porque en caso de cierre uno de los riesgos que se asume es el que ha ocurrido con esta cadena, que el paciente puede perder todo el dinero, y lo que es más grave, no ve concluido el tratamiento, con las consecuencias negativas para su salud bucodental, que es lo realmente importante”, apunta.

    En este sentido, desde el Colegio recuerdan que esta “táctica comercial peligrosa” que aplican algunas clínicas dentales pone en jaque los derechos de los pacientes. En primer lugar el derecho a cambiar de centro, de profesional e incluso de tratamiento si, a su inicio, el paciente está descontento con el resultado: “Una vez firma el contrato de financiación, previo al comienzo de las consultas, tiene dificultades para dar marcha atrás, porque ha abonado toda la cuantía del tratamiento, y si cambia de opinión puede perder la inversión y la opción de concluir el tratamiento”, indica el presidente del CODECS.

    “La clínica que aplica estos métodos de pago cobra por adelantado todo el importe, por lo que en caso de quiebra, de cierre, o de insatisfacción por parte del paciente, éste tiene las manos atadas, porque la deuda no la tiene con el centro odontológico, sino con el banco o la entidad financiera, a la que en bastantes ocasiones deberá seguir pagando concluya o no con éxito el tratamiento que requiere”, apostilla.

    Además, supone una vulneración del derecho a una atención sanitaria de calidad, porque existe el riesgo de quedarse a medias en el proceso para reparar la patología o enfermedad bucodental que padece.

    Desde el Colegio Oficial de Dentistas inciden, no obstante, en que aunque “afortunadamente” no es una práctica generalizada, “existe”, y por ello “hay que insistir en la prevención para que este tipo de casos no se produzcan”. “Es necesario que el paciente compare, y busque la mejor opción, y una vez llegue a ella, abone el tratamiento de manera progresiva y pague a medida que éste avance”, señala Aparici.

    Por último recuerda que la postura del CODECS no es la del rechazo a este tipo de clínicas dentales, sino a las “prácticas radicalmente comerciales que algunas aplican con el objetivo único de ganar dinero, dejando en un segundo plano la salud, porque ello es la muestra del mercantilismo más atroz que existe”.

    Al final, concluye Victorino Aparici, “es un tema de salud pública y de afección de derechos”.

    Desde el CODECS aconsejan a los pacientes afectados por este tipo de casos recurrir al organismo colegial de su demarcación para recibir asesoramiento sobre los pasos a seguir y las entidades a las que dirigirse para denunciar su situación y poder resarcir sus derechos.

    Subir