26 de febrero de 2020 26/2/20

Camins del Penyagolosa da un paso firme para ser Patrimonio Mundial de la Unesco

Camins del Penyagolosa da un paso firme para ser Patrimonio Mundial de la Unesco - (foto 1)

    Camins del Penyagolosa ha dado un paso firme hoy para ser Patrimonio Mundial de la Unesco tras iniciar el Consell el expediente para la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) Inmaterial las rogativas de Els Pelegrins de Les Useres y de Culla al santuario de Sant Joan de Penyagolosa incluidas en este proyecto de la Diputación. La iniciativa del Consell responde al trabajo impulsado por el presidente de la Diputación de Castellón, Javier Moliner, a través de Camins del Penyagolosa por proteger y promocionar el patrimonio histórico y cultural relacionado con las ancestrales rogativas y romerías que peregrinan de los distintos municipios de la provincia a Sant Joan de Penyagolosa. Así, todo el trabajo iniciado con Camins del Penyagolosa para conseguir ser candidatura a Patrimonio Mundial de la UNESCO, ha favorecido esta declaración que, además del importante reconocimiento a estas dos rogativas, da legitimidad también a la línea de trabajo de Moliner por que el patrimonio de la provincia revierta en más oportunidades para los pueblos y sus ciudadanos.

    El presidente de la Diputación, Javier Moliner, ha sido testigo esta mañana de salida de Els Pelegrins de Les Useres. “Felicito a todos los vecinos de Les Useres y de Culla por este reconocimiento que nos da la razón en que nuestras tradiciones son singulares, son valiosísimas por su recorrido histórico y guardan un alto potencial para generar oportunidades en nuestro territorio. La declaración de Bien de Interés Cultural suma valor a este territorio, y suma apoyos al laborioso proceso de trabajo que comenzamos con Camins del

    Penyagolosa para obtener el máximo reconocimiento internacional a algo único como así hemos vuelto a comprobar hoy mismo: la convergencia de creencia, espiritualidad con tradición, recursos naturales y patrimoniales. Algo único que voy a seguir defendiendo e impulsando con mi trabajo y gracias al apoyo de alcaldes, ciudadanos, voluntarios y expertos de la provincia”.

    En ese sentido, cabe recordar que la declaración de Bien de Interés Cultural es una figura de protección del patrimonio histórico que se aplica, en este caso al bien inmaterial de las rogativas y toda su liturgia y orígenes. No afectará a los bienes materiales ni naturales, que mantienen la misma protección que hasta el momento.

    “La declaración de Bien de Interés Cultural es una prueba más del valor y la potencialidad que tiene nuestro patrimonio para atraer más oportunidades a los pueblos. Queremos que los recursos de la provincia reviertan en mejores oportunidades para los municipios y los ciudadanos, y la noticia de hoy es un paso más en ese sentido”, ha señalado el presidente.

    En ese sentido, conseguir esta declaración, así como otras que se podrían aplicar a otras rogativas o romerías de Camins del Penyagolosa forma parte de la 'hoja de ruta' diseñada por la Diputación de Castellón, junto a los ayuntamientos implicados, como parte de este proyecto que ha creado su marca, generado una intensa comunicación, con la recogida ya de más de 15.000 firmas, acuerdos con otras entidades públicas y privadas, realización de estudios, acciones de sensibilización y otros eventos para conseguir poner en valor el entorno del Penyagolosa y recabar respaldo popular.

    Camins del Penyagolosa, un proyecto participativo

    La participación es uno de los pilares de Camins del Penyagolosa desde su creación, y así se está manteniendo en cada uno de los pasos que da esta iniciativa. Desde la suma de apoyos a la iniciativa, que se pued realizar vía online a través de change.org (http://ow.ly/w6Md6), a las reuniones informativas que se han realizado en los municipios implicados para recabar las opiniones de los vecinos de la zona. El objetivo ahora es conseguir al menos 50.000 firmas para trasladar el apoyo popular a la candidatura ‘Camins del Penyagolosa’ tanto al Ministerio de Cultura como a la Unesco.

    Entre los beneficios que supondría el reconocimiento de la UNESCO, además de la protección y mantenimiento del territorio, también se podrían obtener ayudas para restaurar y poner en valor ermitas, masías o molinos; conservar y promocionar el entorno natural, peregrinaciones o los eventos deportivos que transcurren por las sendas; o mejorar su señalización y conocimiento.

    Subir