7 de julio de 2020 7/7/20

Ponen en libertad a la tortuga más grande registrada en el ARCA del Mar del Oceanogràfic

Ponen en libertad a la tortuga más grande registrada en el ARCA del Mar del Oceanogràfic - (foto 1)
  • Se llama Colomera, pesa 100 kilos, mide 87 centímetros y ha sido liberada en Oropesa

MÁS FOTOS
Ponen en libertad a la tortuga más grande registrada en el ARCA del Mar del Oceanogràfic - (foto 2)

En la playa de Bellver de Oropesa del Mar (Castellón) ha sido liberada la tortuga más grande registrada en el ARCA del Mar del Oceanogràfic. El ejemplar se cara caracteriza por su peso, ya que posee cerca de 100 kilos y mide 87 centímetros de longitud. La suelta ha sido llevada a cabo por Fundación Oceonogràfic y la Fundación Azul Marino.

La liberación ha sido una actividad de divulgación y conservación. Han participado más de cien personas que, además, han limpiado la franja de bosque colindante y la playa. Según las fundaciones, esta acción sirve para rubricar la firma de un acuerdo por el que ambas colaborarán y se brindarán apoyo en diferentes ámbitos.

La tortuga ha recibido el nombre de Colomera, en referencia a la emblemática Torre Colomera que sirvió en la antigüedad para vigilar la costa frente a los ataques de piratas berberiscos.

Colomera es una hembra que por sus dimensiones y peso extraordinarios ha sido clasificada como la más grande de cuantas se han registrado en el ARCA del Mar del Oceanogràfic en todos sus años de existencia.

Al acto ha asistido la primera teniente de alcalde de Oropesa del Mar, Araceli de Moya y el periodista ambientalista y director de la revista 'aGOa', José Sierra. Junto a ellos se encontraba el escritor y miembro de la Fundación Global Omnium, Ferran Torrent, que ha sido el padrino de la suelta de la tortuga.

Visita el Mediterráneo por segunda vez

El ejemplar ya ha sido capturado accidentalmente en dos ocasiones por pesca de arrastre. Siempre ha pasado por el hospital del mar de la Fundación Oceanogràfic, gracias al aviso al 112 de los pescadores.

La primera vez fue en diciembre de 2015, en Benicarló, con síntomas de embolia gaseosa y, una vez curada, fue devuelta al mar en abril de 2016. Luego, gracias a la colaboración de la embarcación Arrecife de Burriana, pudo ingresar a principios de 2019 de nuevo en el ARCA del Mar, donde después de las preceptivas pruebas se descubrió que tenía un anzuelo alojado en el esófago que ya le fue extraído.

Ahora, Colomera ya se ha recuperado plenamente y puede volver a su hábitat natural, el mar. Pero, esta vez, lleva instalados unas marcas metálicas identificativas y un microchip con los que, en caso de ser capturada de nuevo o contactar con alguna institución, se podrá conocer su identidad y las referencias de su estancia en la Fundación Oceanográfic.

Asimismo, en su caparazón se ha colocado un sistema de seguimiento satélite, a través del cual se podrá hacer un seguimiento constante de su singladura por el mar. También, reportará una valiosa información sobre aspectos importantes para su conservación como su demografía, movimientos o las amenazas globales que la afectan.

Subir