8 de marzo de 2021 8/3/21
Por Ángel Padilla
Yo, animal - RSS

A Paco Catalán, en la muerte de su gato Tomasito

    FOTOS
    A Paco Catalán, en la muerte de su gato Tomasito- (foto 1)

    Paco Catalán es, y ya desde hace años, una de las personas más queridas en la lucha animalista. Hace poco falleció en forma abrupta uno de los gatitos que el ilustrador valenciano (residente desde hace años en Albacete) salvó de la calle. Por un descuido, el gato Tomasito salió a la inmisericorde calle, con tan mala suerte de que un auto lo atropelló mortalmente. Eso lo supo Paco después de buscarlo angustiado durante días. Tomasito gustaba de abrazarse a una guitarra que Paco le compró. Paco se halla muy angustiado. Cada día regala a la dignidad animal un grito para la justicia animalista en forma de ilustración. Desde que ocurrió lo de Tomasito Paco no tiene manos para dibujar. He querido entregarle estos versitos, inspirados por el gato guitarrista -porque yo sé que nadie muere en este mundo-, para que Paco se anime y sepa lo que sabe y olvidamos cuando la tristeza de la muerte viene: que la muerte no existe, mientras podamos Recordar. Paco, me he dejado llevar por el río de los versos, pero creo que lo que Tomasito pide es que pintes una viñeta donde salgas tú (que creo no te has sacado nunca) y él, él con su guitarra y ambos en un paisaje de verano, feliz, como es la verdad, que en el dibujo haya mucho verde, que en el dibujo haya mucha paz. Que lo que se sueña es la vida, y la vida es eterna...

    Canción de Tomasito

    Hola, soy Tomasito
    y toco la guitarra... despacito.
    Porque el mundo va muy rápido.
    Yo toco la guitarra en las plazas.

    Yo toco la guitarra en los ríos.
    Yo toco mi guitarra en los cielos.
    Yo toco la guitarra en tu manta.
    Yo toco mi guitarra cuando duermes.
    Y suena mi guitarra cuando lloras.
    Y toco mi guitarra en la mañana.
    Sueno mi guitarra en la madrugada.

    Camina entre los montes y estoy yo.
    Si decides quedarte, te acompañaré.
    No digas que hay el silencio... (No soy silencio.)
    Soy una canción. Todos los gatos traemos una canción.

    ¿Sabes? Yo no he sufrido.
    Cuando se es tan amado, se olvida el frío.
    Cuando se es manzano se olvida el limo.
    Cuando se es antorcha se olvida el frío
    del suelo.
    Abrázame, que olvido
    mi olvido...
    Recuérdame, que vivo
    contigo.
    Si gimes por mí, mi guitarra se para.

    Mira en los tejados estoy yo.
    Cuando muere un gato se integra en dos.
    Se vuelve veinte, se torna cincuenta.
    Somos ochenta los gatos llamados Tomasito.

    ¿Sabes? Contigo sigo.
    ¿No oyes el sonido? Mi ronroneo azul.
    Sí, escuchas mis arpegios, la guitarra.
    Sí, Paco, tú me sientes en el domicilio.

    Y te quiero.
    Y me quieres.
    Ese el trigo.
    Hazme un dibujo mañana contigo.
    Y me amas. Y yo te amo.
    En un dibujo seamos el estío.

    Yo toco la guitarra en los ríos.
    Yo toco mi guitarra en los firmamentos.
    Yo toco la guitarra entre las sábanas.
    Yo toco mi guitarra cuando duermes.
    Y suena mi guitarra cuando lloras.
    Y toco mi guitarra en la mañana.
    Sueno mi guitarra en la madrugada.

    Haz un dibujo, Padre, y seamos el estío.

    Subir