elperiodic.com
SELECCIONA IDIOMA
Valencià
Por J. P. Enrique
Solo es una opinión... - RSS

Mi experiencia en el cultivo de aguacates

    Empecé a reconvertir mis huertos de naranjos en aguacateros  hace doce años, tras comprobar que un árbol plantado por mí  (ni yo no sé en qué año, pero hará más de 30) junto a  una caseta en Les Tancades sin prestarle ningún cuidado, estaba y sigue ahí tan hermoso habiendo soportando más de un frío invierno.

    Mirándome en su espejo, en el 2008 empecé a plantar mi primer aguacateral  en la partida del Palau junto al río, tras haber visitado plantaciones en Málaga y recibir los consejos del gerente de Brokaw y los de Tomás Faulí,  uno de  los  mayores expertos.

    A los pocos años  de la plantación me encontré con que muchos árboles, no solo los recién plantados, se ponían amarillos y morían.

    Planté y replanté  una y otra vez e intenté hallar la causa. Me hice estadísticas para  descubrir si fallaba el tipo de patrón. Todo sin ningún resultado. Y me dispuse a experimentar aportando a los árboles enfermos abundante materia vegetal, estiércol,  haciendo cubiertas  con plásticos, etc.

    Pensé que tal vez venían infectados desde el vivero. Pregunté a quien pude y caí en manos de algunas casas comerciales que me mandaron “expertos” que no pretendían otra cosa que cumplir sus objetivos de ventas endosándome humus de lombriz y decenas de productos tan  caros como ineficientes. De ellos también recibí  el consejo de aportarles más agua “porque esos árboles necesitan mucha agua” y estuve regando de motor entre los 21 días que riega el Sindicato de Riegos. Creí a  los que me decían que sufrían Phytophthora. Todo sin resultado. Todo fueron errores.

    Ya perdido,  llamé a la Consellería de Agricultura. He de decir que, con celeridad, acudieron dos técnicos: Julio Climent y Sergio Paz que recorrieron mi plantación, escarbaron alguna raíz…  y levantaron los hombros. Fueron amables y ante la posibilidad que yo apunté de que fuera Phytophthora  me dijeron que les llevase unas muestras de tierra y  raíces para ellos analizarlas. Perdieron las muestras y tras un segundo envío  me dijeron que no era Phytophthora, pero sin darme una solución, ni pista del posible problema. Se limitaron a decir, de forma genérica, que era una “asfixia radicular”.

    Con mis sospechas cada vez más centradas  en el abundante riego y el encharcamiento les dije que me proponía   incrementar el acaballonamiento de los árboles para aislarlos y hacer más desagües.

    Pasaron dos, tres años… y ninguno de ellos se puso en contacto conmigo para preguntarme qué tal iba la plantación.

    La solución que ellos no me dieron, ni me la apuntó ningún curso sobre aguacates me la dio  un análisis completo del suelo: NEMATODOS. “Está lleno de nematodos - me dijeron - y de una especie que es muy dañina para los aguacateros. Es necesario tratar la finca”

    Me resulta increíble que ni los técnicos de la Consejería de Agricultura, ni los expertos de los cursos en los que he participado, ni por supuesto los “expertos” que venden productos sanitarios, ninguna de ellos me apuntara que  los nematodos era una enfermedad posible.

    Para saberlo han tenido que pasar doce años en los que solo mi terquedad y constancia me han llevado  a no  desistir en la búsqueda de soluciones.

    Curiosamente acabo de acudir  a  un curso sobre aguacates  organizado por la Coop. de San José. El curso lo han impartido dos técnicos de la Consellería: los mismos   que acudieron a mi finca hace algunos años.

    Al verlos pensé que tras los años transcurridos, y dado que los aguacates son un cultivo en auge en el que ya hay en nuestra Comunidad cierta experiencia,  mencionarían, al menos  a los nematodos como una posible enfermedad específica de nuestros suelos, pero ¡oh sorpresa! Los conferenciantes hablaron de datos y más datos facilitados por la Junta de Andalucía, en los que, por las características de aquel  suelo, no parece que los nematodos sean ningún problema.

    Al igual que en su día traje a Tomás Faulí para que  nos hablara de esa  fruta en años en la que se la miraba de reojo y algunos creyeron que lo hacía por “algún interés personal” ahora hago pública mi experiencia  por si alguien en Burriana o en zonas de características similares quiere iniciarse en la plantación de estos frutales.

    Subir