Lunes 18 de Febrero de 2019
Versión Clásica
Edición Comunidad Valenciana
Columna de opinión
El rincón del Anacoreta
El rincón del Anacoreta
Por Sebastián González Mazas

Los peligros del tabaco

24/02/2014
a mis favoritos
disminuir letra
aumentar letra
comentar

Juan García era un tío de lo más aburrido. Estudiante ejemplar, obediente, religioso, aborrecía el fútbol y el deporte en general, no tenía tatuajes ni piercings, no bebía, no se drogaba y no pensaba practicar el sexo hasta el matrimonio.

Y todo iba según el plan previsto hasta que una imponente rubia de pronunciado escote y tacones de aguja se cruzó en su camino

Parara de autobuses, 19.45 de la tarde. Juan espera la llegada del bus que le lleve a casa. Una imponente rubia de pronunciado escote y tacones de aguja también anda por allí pero no tiene ganas de ir a casa. Tiene ganas de fumar. Por esa razón aborda a Juan.

- Hola ¿Tienes fuego?

- No, no fumo. Lo siento.

- Más lo siento yo.

- Si quieres puedo conseguirte un mechero.

- ¿De verdad harías eso por mí?

- Sí, claro, a mi me encanta ayudar a los demás.

- Qué tierno. No sabía que aún quedaban personas así.

- Aunque no lo creas, el mundo está lleno de personas que darían su vida por el prójimo.

- Significa eso que llegado el caso ¿Darías tu vida por mí?

- No tengas duda. Por ti y por toda la humanidad.

- ¿Y qué pides a cambio?

- ¿A cambio? No entiendo la pregunta

- No me digas que todo lo que haces es por puro altruismo, que no te mueven fines materiales.

- No, claro que no. Yo actúo siempre según mi conciencia.

- Mmm. Interesante. Me gustan las personas como tú. Contribuyen a crear un mundo mejor.

- Espera un momento, que voy a por el mechero.

Juan García entra en el estanco de enfrente, compra un mechero y se lo da a la imponente rubia ávida de fumar. Conmovida por el gesto de Juan, la rubia se lo agradece entregándole lo mejor de si misma en la habitación de un hotel.

A la semana siguiente Juan ocupó la portada de toda la prensa nacional por haber matado a un hombre a cuchilladas. El hombre se llamaba Casimiro y, casualmente, era el marido de la imponente rubia de pronunciado escote y tacones de aguja.

Más Artículos de El rincón del Anacoreta
Comparta este artículo
No hay comentarios en el artículo

Si deseas registrar tu nombre e imagen en los comentarios haz
click aquí
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Con el soporte de:
GV Conselleria Educació SEMPRE TEUA - La teua llengua

RSS elperiodic.com Comunidad Valenciana
Facebook elperiodic.comTwitter elperiodic.com
Amb la col·laboració de la Consellería d'Educació, Investigació, Cultura i Esport. Generalitat Valenciana.

Aviso Legal | Política de Cookies | Publicidad | Correo: valenciaARelperiodicPUNcom

 
Versión Móvil