20 de noviembre de 2019 20/11/19
Por Miguel Ángel Bodí
Reinventar Burriana - RSS

Sant Gregori, el mejor proyecto del Arco Mediterráneo

  • La estrecha colaboración en los últimos meses entre el Ayuntamiento de Burriana y la empresa inversora va a propiciar el inicio del proyecto urbanístico más importante de la Comunitat Valenciana

Ante el reciente inicio de las obras de la urbanización Golf Sant Gregori es importante destacar lo que va a suponer este proyecto  para la población de Burriana, la comarca de la Plana Baixa y la provincia de Castellón.

Con sus más de 840.000 m2 de edificación, más del 90% residencial y hotelera, grandes espacios públicos, zonas verdes y un espectacular campo de golf, la localidad de Burriana pretende situarse en la provincia como un destino importante  para el  turismo residencial.

Afortunadamente el inicio de las obras marca, sin duda, el comienzo de la consolidación de la proyección turística que los diferentes consistorios han querido darle a la economía de Burriana desde hace muchos años.

Este proyecto ha llevado una larga y farragosa tramitación de cerca de 19 años, como desgraciadamente suele ocurrir en la mayoría de los proyectos urbanísticos importantes en esta comunidad o incluso en este país, como es el caso del mediático Proyecto Madrid Nuevo Norte, que  lleva 25 años en tramitación y parece que todavía se aprobará a finales de este año.

Iniciado en el año 2000 bajo el gobierno local del PP, no fue hasta 2012 cuando se aprobó  definitivamente reparcelación de los terrenos como condición necesaria  previa  al inicio de las obras. La situación en ese momento de plena crisis económica, con la falta de confianza de los numerosos propietarios en el futuro inmediato,  conjuntamente con los problemas de Bankia, principal inversor del proyecto, produjeron una paralización del mismo con la esperanza de que los tiempos pudieran ser mejores y que la llegada de nuevos inversores impulsara  el mismo.

No fue hasta  mitad del 2016, con la llegada de un nuevo gobierno municipal de izquierdas  liderado por el PSOE desde un año antes, cuando definitivamente se sentaron las bases de la nueva viabilidad del proyecto con la entrada de una empresa formada por inversores de la Comunitat Valenciana que logró dar una salida consensuada al  concurso de acreedores de la empresa urbanizadora presentado a finales del 2014.

No cabe duda que todo esto no hubiese sido posible sin la colaboración del equipo de gobierno y el impulso necesario dado por una empresa que ha demostrado sobradamente apostar firmemente por el Proyecto. De hecho, sin la aprobación de un acuerdo transaccional en marzo de 2019,  con  la imposición de unas nuevas condiciones, algunas mucho más estrictas que en el convenio inicial del año 2001, y el cumplimiento íntegro de las mismas por parte de la empresa, todo esto no hubiese sido posible.

Los ciudadanos de Burriana pueden sentirse muy satisfechos porque un proyecto de esta magnitud va a permitir  viabilizar   los numerosos recursos turísticos que se poseen, más aún cuando la principal e histórica actividad  económica  de producción y comercialización de cítricos  está pasando en los últimos años por unos problemas de difícil solución. De hecho ya está trascendiendo que grupos hoteleros de ámbito internacional se han interesado firmemente en él.

Con este proyecto, de más de 100 MM€ de inversión en urbanización,  más de 1.500 MM€ de inversión total,  la creación de más de 5.000 empleos directos en la construcción y más de 2.000 empleos continuados en el tiempo en el sector servicios, la localidad se presenta como la punta de lanza del nuevo turismo residencial de calidad que cualquier Ayuntamiento estaría interesado en impulsar.

Es importante destacar también que los últimos cambios habidos en la legislación urbanística no afectan a este proyecto.  Es el caso de la  aprobación  hace un año del PATIVEL, que impide nuevos desarrollo turísticos en primera línea de costa en toda la Comunitat Valenciana, o también los requisitos  de la Ley de Evaluación Ambiental, de ámbito nacional, que obligan a la aprobación de un nuevo Estudio de Impacto Ambiental en casos similares y que pondría muy en duda su viabilidad.

El hecho de que estos cambios legislativos van a afectar directamente a los proyectos que puedan comenzar a partir de ahora, pero no a Sant Gregori, no hace más que refrendar la solución adoptada por el consistorio y la empresa  frente a la propuesta de volver a los inicios del proyecto,  apoyada por algunos funcionarios municipales y defendida por  unos  pocos propietarios  que suman algo menos del 1% del total del suelo, que llevaría a la imposibilidad de poder comenzar de nuevo el proyecto.

Además, el hecho de no tener estos inconvenientes supone también una ventaja competitiva para el Proyecto de Sant Gregori, ya que lamina  totalmente la competencia,  hace de éste un proyecto único en todo el arco mediterráneo y da un impulso   fundamental a la viabilidad del mismo.

Por todo ello, no cabe duda que el Proyecto de Sant Gregori va a suponer un antes y un después en la economía local, comarcal y provincial, con lo que todos los esfuerzos realizados por el Ayuntamiento, la empresa y los propietarios van  a poder ser correspondidos con las nuevas oportunidades para la ciudad que van a aparecer en un futuro inmediato.

ocultar
Sant Gregori, el mejor proyecto del Arco Mediterráneo
Subir