22 de septiembre de 2019 22/9/19

El sorpasso en dirección al fracaso

Si el “sorpasso”, invento de Julio Anguita ya fracaso en su día, quizá fue porque en su elaboración política, se inspiró de la vida y obra de José Antonio Primo de Rivera, en cuya tesina de fin de carrera le dedicó este dirigente de IU y PCE en otros tiempos.

Hay ahora en un contexto idéntico, el anti-PSOE, hay sobradas razones para esperar una vez más, que el “sorpasso” que pretende Pablo Iglesias bajo la tele-dirección de Julio Anguita, sea un sonado fracaso, un fracaso repetitivo.

En el mes escaso, que falta para que vayamos a votar, estoy convencido que algunos más de los que nos dicen los sondeos, lo vamos a realizar cumpliendo con dos deberes: El de votar para decidir, y el de votar para cambiar el actual Gobierno en funciones de Mariano Rajoy, por un Gobierno de cambio y de políticas.

Motivos pues, hay más que suficientes para que los españoles vayamos masivamente a votar y a introducir nuestra papeleta de voto para hacer posible esos cambios y que la abstención por el bien de todos los españoles sea la menor expresión en la hora del recuento de papeletas.

Por otro lado, ha quedado claro lo que hemos visto, lo que ha sucedido desde el 20-D, que si queremos un autentico cambio de Gobierno y de políticas, no se puede seguir votando al PP, y a sus políticas, que son las mismas que Mariano Rajoy ha empleado desde que esta de inquilino en La Moncloa.

Y si queremos un cambio real, que mejore nuestra situación, lo que no debemos hacer en consecuencia, es volver a votar a los culpables como Rajoy, que nos ha sumido en la más absoluta miseria económica, social y laboral.

Ni deberíamos votar a quienes han votado con Mariano Rajoy en contra de las 200 medidas que Pedro Sánchez y Albert Rivera acordaron y con las que el líder socialista se presento para alcanzar su investidura como Presidente.

Hay pues, dos extremos que se tocan y seguramente harían más mal, si se les ofrece la ocasión al votarles. Mariano Rajoy y Pablo Iglesias que empezaron votando los dos contra las propuestas del líder socialista, podrían acabar estableciendo una pinza contra el PSOE y de hecho funcionando en un “modelo de bipartidismo vergonzoso”, PP- Podemos siempre en contra del PSOE.

Por lo tanto, el cambio en nuestro país debe de estar claro, por donde pasa, porque es la única posibilidad de que el cambio sea real y que el cambio sirva para solucionar problemas reales, y no para crearnos más de los que tenemos por las políticas de Rajoy y los que nos generarían Pablo Iglesias y sus amigos.

El cambio en nuestro país es el que debe abordar los problemas que tenemos los parados, los jubilados, los jóvenes que tienen que emigrar, los trabajadores sujetos a una precariedad laboral con salarios de esclavitud y de insuficiencia para sobrevivir, las mujeres. Los problemas de los autónomos y pequeños empresarios.

Todas víctimas de las políticas de Mariano Rajoy y en este contexto de la demagogia teatral y numerera de la altanería política de Pablo Iglesias.

Votar masivamente y hacerlo hacia el partido de la socialdemocracia, que hasta prueba de lo contrario, es la única fuerza política que puede llevar a cabo el cambio de Gobierno y de políticas. Es hoy una necesidad inexcusable que no debemos dejar de pasar por alto.

ocultar
El sorpasso en dirección al fracaso
Subir