17 de febrero de 2020 17/2/20
Por María José Navarro
Picos Pardos - RSS

Repoblar, regenerar, reconducir

    Las tres R del “Reciclar”, “Reutilizar” y “Reducir” se han de ampliar en nuestra mente. Ya no sirve solo reciclar, porque no damos abasto a hacerlo y el planeta está lleno de basuras de las que nunca vamos a liberarnos. Solo hay que ver cómo han quedado nuestras playas al paso de “Gloria”, llenas de basuras que el mar ha vomitado y devuelto a la tierra. Tampoco es suficiente reutilizar y reducir, aunque también son ejercicios que hemos de practicar como norma habitual.

    Ahora estamos en la fase en la que el Medio Ambiente nos necesita con alguna erre más. Y erre que erre, hemos de arremangarnos y ponernos a repoblar nuestros entornos, reforestar nuestros montes, regenerar todos aquellos espacios que en su momento fueron invadidos y saqueados por “el progreso” y que ahora quedan baldíos, estériles, abandonados…

    Y también tenemos el deber de retornar, restituir, reconducir aquellos desmanes que se quieren consolidar, pero que aún estamos a tiempo de evitar, como podría ser la construcción de un nuevo centro comercial (lo anuncian como el más grande de Europa) en el paraje natural de La Mola.

    Este espacio situado entre Paterna y La Cañada, y con otros dos centros comerciales en sus proximidades, es el último gran espacio libre de construcción de València, con una gran extensión de terreno ocupada por pinos, olivos, encinas y algarrobos, algunos de ellos centenarios y con una elevación desde la que se divisa el mar, la sierra Calderona, Calicanto y València, con su área metropolitana.

    Y yo, en mi ignorancia supina sobre temas macro económicos, me pregunto si de verdad es preciso que en Valencia tengamos que albergar un centro comercial de estas características, con el gran daño medioambiental que ello supondría, si tenemos otros que están en vías de extinción por falta de clientela… El Gran Turia, el Nuevo Centro o Hipercor buscan fórmulas para mantenerse en pie, pero sin grandes esperanzas de futuro, y en un momento en el que el planeta está necesitando un respiro que hemos de insuflarle todas nosotras, es decir la ciudadanía de hoy, pensando en la herencia ambiental del mañana.

    Tenemos el reto de dejar un planeta limpio, saludable y sostenible para las generaciones venideras, así que todas deberíamos resetearnos y reiniciarnos para construir una nueva era, en la que el progreso pase por reconducir estas situaciones como la de La Mola, u otras parecidas que en estos momentos se debaten en nuestra comunidad, como la protección de nuestra huerta, la instalación de un parque de atracciones que, para su mantenimiento, va a necesitar cantidades ingentes de agua, que no sé si disponemos, o la de la ampliación del puerto de nuestra ciudad.

    En definitiva, todas y todos (ciudadanía, empresariado, comerciantes y toda aquella persona que se dedique a hacer política, ya sea a escala municipal, estatal o mundial), tendremos que repensarnos nuestra forma de vida, recapacitar hacia dónde queremos ir y replantearnos las alternativas… ¿te sumas a las erres de la revocación de este sistema y reiniciamos otro más sostenible?

    Subir