23 de julio de 2019 23/7/19
Por Vicent Aparici
Apuntes en libertad - RSS

Sí tocaba

Hoy la Diputación de Castellón está más viva que nunca y dispuesta a tirar del carro la primera para que la provincia salga cuanto antes de la crisis… a pesar de que el PSOE se empeñe meter el palo en las ruedas.

Es inútil este intento por parte de los socialista de evitar una convocatoria con los 135 alcaldes de la provincia, tan necesaria para todos, porque se va a celebrar igualmente después de las elecciones generales. Lo único que consiguen es retrasar cinco semanas la reunión con todos los alcaldes de la provincia cuando el tiempo no nos sobra.

Si el presidente de la Diputación se reunió con cerca de una veintena de colectivos empresariales en menos de un mes y si presentó un programa de desarrollo económico para la provincia de Castellón en menos de 100 días no fue por hacerse las fotos, sino porque no quiere perder ni un minuto en lograr encarrilar a Castellón en la vía de la recuperación económica, pero en alta velocidad.

Lo único que han conseguido los socialistas es retrasar la convocatoria de este acto, igual que con su negativa a adelantar las elecciones generales cuando los ciudadanos se lo estaban reclamando con desesperación no sólo no van a conseguir revertir su lamentable situación, sino empeorarla. Pero no para ellos sino, lo que es más grave, para todos los españoles.

Las incongruencia que vive el PSOE en su seno les ha dejado en una situación de debilidad tan extrema que incluso eluden un debate que han iniciado ellos. Ni Javier Moliner, ni el PP, tenemos ninguna duda acerca de la vigencia absoluta de las diputaciones, pero eso no significa que no haya que buscar fórmulas para mejorar su eficacia en el servicio a los ayuntamientos y a los ciudadanos. Y ahora, que plantean sus dudas, se niegan a debatirlas en un foro tan legítimo como es frente a los 135 alcaldes a los que nos debemos.

Lo que no querían era ver como alcaldes socialistas podían intervenir en esta reunión de alcaldes, lo que ellos interpretaban como una deslegitimación del discurso de Rubalcaba. Lo que ya deberían saber es que el candidato socialista a la presidencia del Gobierno se deslegitima él solo, no necesita ayuda.

En cualquier caso, el que sí se ha deslegitimado absolutamente es Francesc Colomer. No sé cómo ha sido capaz de presentarse dos legislaturas para ser el portavoz de la oposición en la Diputación si no cree en ella. Bueno sí, tal vez sea por mantener un sueldo después de que sus compañeros les quitasen el que esperaba obtener en las Cortes Valencianas, y por intentar dinamitar esta institución desde dentro.

Lo que Colomer ve como un acto insólito es fruta de la más pura lógica. Si queremos ser más útiles para los ayuntamierntos y para sus vecinos, ¿qué mejor que preguntar a quienes precisamente les representan? Solo alguien como el ,portavoz socialista puede ser capaz de ver como insólito lo que es de una lógica aplastante.

Si no, ¿de qué otra forma se puede entender la deslealtad manifiesta, no con Javier Moliner, sino contra la propia Diputación, cuando solicita una junta de portavoces urgente para debatir sobre la jornada de trabajo en Cabanes y, por detrás, están preparando su boicot a la misma? El día 11 registran petición para convocar de forma urgente una junta de portavoces para que, textualmente, ‘puedan aportar sus propuestas’. El día 13 por la mañana –el 12 era festivo- les convocamos para el mismo viernes 14, cuando podría haberse negado el presidente si su intención hubiese sido meramente electoralista. ¡Cuál es nuestra sorpresa cuando, nada más salir de esa junta, ya estaban enviando un escrito solicitando la impugnación del acto, fechado el día 13, que luego tachan a bolígrafo para poner 14 y no quedar en evidencia!

Moliner ya le dijo a Colomer el mismo día de su toma de posesión como presidente de la Diputación que quien quisiese colaborar le tendría a su lado, pero que quien buscase solo la confrontación con mala fe le tendría de frente. Desde el primer día que ha entrado en la Diputación, el presidente he tratado de abrir un frente de diálogo en la búsqueda de acuerdos con la oposición por el bien de esta provincia. Pero, en vista de que a Colomer no le interesan nada ni la provincia, ni sus alcaldes, que sepa que ahora le va a encontrar de frente.

El PSOE deberá, ahora, explicar por qué prefiere dejar abandonados a su suerte a sus alcaldes antes que buscar fórmulas que contribuyan a aliviar sus carencias y las de sus vecinos. En cualquier caso, que no se preocupe, que los ciudadanos sí que les van a explicar el 20N a los dirigentes socialista qué es lo que piensan de esta actitud, se lo van a dejar bien claro.

Con todo, y respetando la decisión de la Junta Electoral, que no hemos recurrido, precisamente, porque nuestra intención no era politizar este encuentro, hay algo que no compartimos. Y es el hecho de no poder debatir ni respaldar ideas, sobre instituciones legítimas recogidas en la Constitución. Entiendo que se abre una peligrosa senda que puede llevar al absurdo de impedir, por ejemplo, una reunión con los enfermeros porque esté en cuestión el sistema sanitario; o la firma de un convenio con los profesores porque los candidatos incluyan en sus programas propuestas que les afectan.

Les recuerdo que a esta reunión para analizar el papel de las diputaciones estaban convocados todos los alcaldes, todos los diputados provinciales y todos los ex presidentes. Nadie más. Sólo personas y cargos con responsabilidad y vinculación directa con la institución provincial. Ni empresarios, ni colectivos sociales, ni sindicatos… solamente aquellas personas que podían tener algo que decir y a los que se ha querido cerrar la boca. Pero solo cinco semanas.

 2 comentarios
Ancelmo
Ancelmo
21/10/2011 07:10
El PPSOE

Aunque parezca el Periòdic del PP, no se nota mucho con otro similar que pareciese ser del PSOE. Éste es el precursor, el San Juan Bautista, del PP. Lo único que hace el PP es sentarse a la puerta de su casa y recoger los frutos de su bien amado "enemigo" político, no de estatus.