17 de agosto de 2019 17/8/19
Por Vicent Aparici
Apuntes en libertad - RSS

La mentira como argumento y el fracaso de Colomer

Era de esperar. Un día u otro había de pasar. Era solo cuestión de tiempo para que lo que todos pensábamos del PSOE y de Colomer acabara haciéndose patente de una forma lamentable.

Siempre habíamos afirmado que el sectarismo y el radicalismo político, se habían adueñado del partido socialista con la llegada al mismo de personajes como Colomer y Calles. Especialmente con el aterrizaje de un secretario general (Colomer) nada partidario del dialogo y del consenso y mucho mas en la línea dogmática quasi estalinista de quien trata de imponer el criterio partidista a toda cosa y para quien es mas importante el partido que la propia sociedad de la provincia de Castellón.

Pero ciertamente no pensaba que el odio de Colomer al PP le llevara incluso a olvidarse del interés general y del propio pueblo del que es alcalde para intentar, solo para resarcir su propia ira, una maniobra como la que junto a Calles ha sido capaz de hacer y mentir y engañar incluso a sus propios ciudadanos pensando que con ello perjudicaba a su partido rival.

Como bien dice un articulista en su propio periódico “Colomer ha perdido los papeles”. Pero yo no creo que los haya perdido ahora más bien pienso que llego a la Diputación y a la alcaldía de Benicassim con los papeles ya perdidos y por ello ha sido incapaz de fijar un proyecto de provincia o de ciudad en el que alguien se pueda mirar con tranquilidad y seguridad.

Lo ocurrido con el PSOE de Castellón es extremadamente grave pero en el fondo no es mas que la evidencia de que el uso de la mentira. La difamación y la demagogia contra el contrincante político es la única estrategia de un político radical que ha llevado a su partido a la más profunda de las radicalizaciones y que es incapaz de aportar soluciones al debate que interesa.
En España, PSOE ha sido y es sinónimo de paro y de pobreza. Dos variables que han aumentado de forma exponencial con la llegada de Zapatero al poder y que Colomer pretende intensificar en sus políticas limitando el desarrollo de Castellón.

Ninguno de los proyectos importantes para Castellón ha contado con la leal colaboración de Colomer, Calles y los suyos. Más bien han estado en la trinchera defendiendo las barbaridades que el gobierno del PSOE ha querido hacer en nuestra provincia. Oposición al aeropuerto, oposición al trasvase del EBRO, inacción en la defensa de la costa, retrasos innecesarios del AVE aun imponiendo soluciones no deseadas por los ayuntamientos, retrasos enormes en la construcción de la autovía desde e aeropuerto al limite de la provincia, paralización de la N-232 partir del barranco de la bota, etc, etc., han contado con la complicidad de Colomer y el PSOE.

Tampoco ha habido manera de que el gobierno central ayudara en la recuperación de un sector como el cerámico que vea sufrir de forma inmisericorde los efectos de una crisis, negada primero por los socialistas, que nos ha llevado a tener el doble de paro que la media de Europa y que en algunos pueblos gobernados por el PSOE como Onda y Tales cifra el 26%, es decir casi el triple que la media de Europa.

Este es el resultado final de la utilización de la mentira y el engaño como argumento en nuestra provincia. Ahora con ese papel olvidado en la sala de ruedas de prensa ha quedado claramente al descubierto en el caso de la liberación de la AP-7, pero para nosotros el convencimiento de que se actuaba así siempre ha sido claro.

En una nota de prensa dije que “Colomer es cómplice de los resultados de la política económica de Zapatero en Castellón” y desde luego va quedando en evidencia. Mientras se dedica a desacreditar a las personas, él mismo, con lo descubierto en estos días, queda desautorizado para seguir representando a los ciudadanos de Castellón como portavoz de la Diputación y desde luego también como alcalde de Benicassim.

La mentira, la difamación, el sectarismo y la radicalidad política no deben de ser consentidos en democracia y la actuación en contra de los intereses generales de los ciudadanos por cuestiones partidistas todavía menos.

 8 comentarios
david
david
19/03/2010 06:03
Claro que le conocemos

Claro que en La Vall le conocemos. Por eso gano la alcaldia por mayoria absoluta y lleva ganando las elecciones desde 1995. No os esforzeis en desacreditarle porque lo unico que demostrais es que lo que os gustaria es que no estuviera porque electoralmente no podeis con el. Josep me alegro mucho que puedas pagar un colegio privado porque yo no puedo. Mi padre era solo un trabajador de la fabrica de La Vall al que los tuyos echaron a la calle y que gracias al entonces alcalde Aparici volvio a encontrar trabajo en uno de los poligonos industriales que puso en marcha. Ahi es donde se mide a los politicos y no en vuestras demagogicas difamaciones.

ocultar
La mentira como argumento y el fracaso de Colomer
Subir