12 de noviembre de 2019 12/11/19
Por varios autores
La Palestra - RSS

El oro verde

    Aunque esto pueda parecer absurdo e irreal, existe una enorme falta de información sobre lo que son las drogas. Se da por hecho que todo el mundo lo sabe, pero la realidad es que el 98% de la población ni siquiera sabe definir la palabra droga en su totalidad. Solo saben explicar que es algo malo que engancha. Y los jóvenes no solo no tienen esa información, sino que además este es el factor determinante para que no aprecien su peligro real.

    Vivimos en una cultura de drogas. El hecho es que el 90% de los españoles consumen algún tipo de drogas. Que nadie se lleve las manos a la cabeza con esta afirmación. ES CIERTA.

    Quien no consume marihuana consume cocaína, quien no consume antidepresivos consume pastillas para dormir y por supuesto, ¿Cómo no? Tabaco y alcohol; las drogas legales que, por el hecho de que sean legales, no las vemos como drogas. Pero no debemos olvidar que nuestro cuerpo no tiene una maquina instalada que detecte si una droga paga impuestos o no cuando se introduce en nuestro organismo; es decir no detecta si una droga es legal o ilegal. Para nuestro cuerpo, una droga es una droga y actúa igual de dañina, independientemente de que tenga un sello de legal o no.

    El 10% restante, que no consume nada, debe vivir resignado, aspirando el humo de otros, pagando las consecuencias de los accidentes de tráfico, accidentes laborales o el sobre coste del gasto en seguridad social para atender enfermedades causadas por estas drogas ilegales o legales. O incluso teniendo que aguantar que los demás le miren como un bicho raro por querer mantenerse sano, sin nada de bioquímica en su cuerpo.

    Pero lo más preocupante ahora es la campaña despiadada, que obedece a unos intereses económicos multimillonarios, acerca de las maravillosas propiedades terapéuticas de la marihuana.

    Si no reaccionamos a tiempo, dentro de 20 años los jóvenes de ahora habrán recibido un impacto en su cerebro tan devastador que tendremos una sociedad de semi zombis.

    Nos están vendiendo la marihuana como una panacea maravillosa. Y hay que ser muy consciente de que es el lobo disfrazado de cordero.

    Esta campaña de planta terapéutica es el preámbulo a su legalización, y nuestro país terminará liderando la legalización en toda Europa si no lo remediamos.

    Jamás ninguna mentira había sido tan disfrazada, a pesar de las aplastantes evidencias que hay en su contra. Solo tienes que pasear por la calle y ver las caras y ojos de los que la consumen. Solo tienes que acudir a colegios y ver el fracaso escolar derivado de su consumo. Y si quieres más evidencias acude a centros de rehabilitación de drogas. La mitad de las personas que ingresan es por marihuana con sus vidas destrozadas.

    El 90% de los jóvenes que pegan a sus padres están bajo los efectos de la marihuana. Sí, que no produce violencia es un mito. Uno más de los mitos absurdos que circulan por ahí. Como por ejemplo que como crece en la naturaleza no te puede hacer daño. Que se lo digan a la mujer que murió el otro día en Valencia por comer setas venenosas. Que algo crezca en la naturaleza no significa que no pueda ser peligroso.

    Profesores, padres, médicos, psicólogos; todos parecen estar luchando contra un mito que crece cada vez más y está anulando la personalidad de nuestros hijos.

    En los años 70 la marihuana contenía un 1% de THC, la molécula de la planta responsable de sus efectos mentales. Este porcentaje ya era destructivo para las mentes de sus consumidores. Hoy, 40 años después ha cambiado algo. La marihuana ya no es la que era. Alguien se ha encargado de hacerla distinta ¿Cómo? Aumentado hasta un 20% de media su THC. ¿Qué significa esto? Que un porro de hoy es como 20 porros de los años 70. ¿Por qué han hecho esto? ¿Qué pretenden? Muy sencillo, generar una sociedad de personas totalmente enganchadas. Así de buena gente son.

    Despersonalización, paranoia, trastorno mental, desinterés por la vida y las actividades cotidianas, depresión, falta de memoria, deterioro irreversible del coeficiente intelectual, son solo algunos de sus efectos a corto y medio plazo. Por no mencionar la atrofia cerebral, una reducción del cerebro que puede llegar hasta una reducción de 4 milímetros cuando se consume entre los 13 y los 25 años y que el 70% de los que la consumen terminan probando otras drogas.

    Pero los 140.000 millones de dólares que mueve en todo el mundo (no me creo esta cifra oficial, obviamente es bastante más) la convierten en la segunda droga que más dinero genera, por detrás de la cocaína. Sin embargo es la droga más consumida en el mundo, con 180 millones de personas con consumo habitual, cuatro veces la población de España.

    Legalización SÍ o legalización NO

    Es una cuestión de dinero, solo es una cuestión de maldito dinero. Si se legaliza caerían a las arcas del estado una suma de dinero que da vértigo. Hay quienes gritan a los cuatro vientos que hacerlo acabaría con el tráfico ilegal. Disculpen los lectores si emito una chirriante carcajada. ¿Los traficantes se harían cajeros de supermercado, o abogados, o taxistas? O quizás ¿Montarían una verdulería?

    Canadá es el caso más reciente. La marihuana se ha legalizado y ahora, la del mercado negro, se vende a la mitad de precio que la legal. Quien piense que se acabará con el tráfico por legalizarla vive una utopía.

    Lo peor no solo es esto. Legalizar la marihuana lanza un mensaje a la sociedad, lanza un mensaje a los jóvenes. ¿Qué mensaje? Es legal, no es mala, adelante fúmenla.

    ¿Qué dicen las estadísticas oficiales? Que desciende el consumo al legalizarla. ¿Cuáles son los verdaderos datos? El consumo se ve incrementado de una manera vertiginosa, hasta un 30%

    ¿Qué hay de verdad en cuanto a sus propiedades médicas?

    Este es el tema más peliagudo. Hay mucha gente esperando curas milagrosas para sus problemas graves de salud y entrar en esta polémica es muy delicado.

    Los laboratorios comenzaron diciendo que la marihuana tenia propiedades para los ataques epilépticos, enfermedades degenerativas del cerebro, cáncer terminal etc.

    Hoy esos mismos laboratorios ya hablan de que es buena para casi todo lo que te pase.

    La marihuana medicinal se basa en la molécula CBD, molécula de la planta que no tiene efectos en la mente de las personas. Pero no descartan el THC en algunos medicamentos. No se sabe realmente los efectos secundarios del CBD, la investigación está en pañales, así que afirmar sin más que es seguro es cuanto menos una irresponsabilidad.

    En TV aparecen personas con graves dolencias que dicen haberlas superado gracias a la marihuana. No pretendo herir los sentimientos de nadie y cada quien es libre de tratarse sus enfermedades como quiera, pero ¿Significa esto que sea la panacea? ¿Debemos comprar ese mensaje tan pronto, sin inspeccionar realmente?

    ¿No resulta extraño que si sale alguien hablando de cómo la marihuana le curó se dé por hecho y se aplauda? y sin embargo si alguien dice que se curó un cáncer con Aloe vera se le echan encima por estafador, negligente, e intrusismo profesional. Las dos cosas son plantas. ¿Cuál es la diferencia? Yo no estoy afirmando que el aloe vera cure nada, solo expongo una situación que se está dando y que huele a chamusquina, ¿por qué?

    Porque han encontrado el enorme negocio del siglo. El potencial económico de la marihuana es tan descomunal que asusta. Los laboratorios han comenzado una carrera vertiginosa para conseguir la legalización y que tengan vía libre a todo un abanico de productos inacabable.

    Y ¿Que dice la comunidad médica? Pues aquí se abre otro debate. Están los médicos que le indican a sus pacientes que se fumen un porro para dormir, están los médicos que dicen que el CBD podría ser bueno pero la marihuana fumada no, y están los que niegan categóricamente que la planta tenga propiedades terapéuticas. Si los médicos no se aclaran entre ellos en este tema es porque la cosa no debe estar tan clara. Menos mal que los médicos de la primera opción son solo un 2,5% y los de la segunda opción un 20%.

    El debate en todo el planeta está servido, y mientras a nuestra asociación siguen llamando padres desesperados porque ya no saben qué hacer con el dramático comportamiento de sus hijos fumadores de marihuana, y colegios pidiendo ayuda para que vayamos a dar talleres de prevención porque los alumnos y alumnas entran fumados con los ojos rojos a las 8 de la mañana.

    Esto está pasando hoy, aquí y en todo el planeta. Una planta perseguida por la ley y la vez defendida incluso por algunos partidos políticos.

     1 comentario
    Ricardo Montesa
    Ricardo Montesa
    24/02/2019 08:02
    Muy buena descripción de lo que pasa.

    Buen análisis y descripción de lo que está pasando con el tema de las drogas y las propuestas para LEGALIZAR el consumo.

    ocultar
    El oro verde
    Subir