22 de agosto de 2019 22/8/19
Por Jesús Montesinos
La Nube - RSS

El BLOG de una PYME: Los colegas botiguers

Colegas botiguers catalanes fueron quienes decidieron el domingo darle la vuelta a la tortilla. Y es que no en vano son una fuerza considerable y llevan meses viendo como el comercio cae en Catalunya más aprisa que en el resto de España, que es decir.

Por eso en el bar del polígono hacemos nuestra lectura de las elecciones catalanas: al personal se la suda Mas, Montilla, Laporta o la tal Alicia. Primero están más que hartos de que nadie les haga puto caso y segundo se vengan en Cristiano Ronaldo que parece un Zapatero cualquiera por chulo, aunque el presidente dice que es del Barça. Por eso un poco por aquí y otro por allá le han dado una patada a Zapatero en el culo del tripartito y si Artur Mas y Rajoy no se andan con cuidado pues le darán otra. Por eso el catalán de CiU (cada vez se parece más a Pujol) está de un moderado y unitario que parece de Cáceres.

En el polígono lo tenemos muy claro. Cada vez hay menos expresiones de unos que dicen ser del PP y otros del PSOE o del Bloc y cada vez hay más que anuncian estar dispuestos a emigrar a Australia. Esto no tiene remedio porque la gente no se fía. Ni para pagar ni para cobrar. Ni para vender ni para comprar. Y de pedir un crédito ni hablar, porque luego no lo puedes devolver. Todos damos por sentados que hemos de bajarnos los sueldos, quitar gastos fijos y reducir los márgenes, pero al final resulta que no vendes ni a precio de saldo. Dicen que hasta El Corte Inglés anda con problemas, pues ya me dirán mis amigos los botiguers cómo están.

Estamos dispuestos a apretarnos el cinturón pero ni así nos salen las cuentas. Debemos más que Felipe II cuando era el Emperador de medio mundo. Y claro, con tanta deuda nadie de por ahí fuera se fía de nosotros. ¿Cómo arreglamos esto? Primero, como han hecho los botiguers catalanes quitando a los inútiles del medio; ahora veremos si los nuevos son igual o más inútiles todavía, pero igual han aprendido la lección y se ponen a la faena. Primero generar confianza, porque por temor incluso la gente huye de los plazos fijos y de las ofertas que hacen bancos y cajas con los bonos autonómicos al 4,75 %. Y segundo darle la vuelta a este país, que sigue funcionando como en tiempos de Maria Castaña.

Ya hay pymes de cuatro empleados que van a declararse en suspensión de pagos para conseguir una quita a la fuerza. Porque todos tenemos un apañito para salir adelante; pero no para pagar esas deudas (que nosotros mismo contrajimos) en los plazos previstos. Yo juro que pago la hipoteca, pero que me la pongan a su valor real actual y me den de plazo hasta mis nietos.

ocultar
El BLOG de una PYME: Los colegas botiguers
Subir