16 de septiembre de 2019 16/9/19
Por Paco Ventura
Esbargiments - RSS

Fiestas de calle

En estas fechas, cuando casi todas las comisiones falleras se han “enganchado” al carro de los Sainetes, que además de brindarnos algo positivo a aquellos que siempre nos ha gustado el género, les sirve a ellos para “recaudar” algún “Eurete” más, me ha venido a la mente aquel Barrio de la Merced, donde se encuentra integrada la calle de la Beata Mariana.

Son muchos los recuerdos que guardo de aquel Barrio, máxime, teniendo en cuenta que yo nací en la calle de la Merced y que además, mis padres, se nutrían de casi todo lo que hacía falta para subsistir, en los establecimientos cercanos, mayoritariamente ubicados en las calles de San Serapio y Beata Mariana.

El “Forn de Fogasa”; La Droguería de Manolo Granell; la tienda que se encontraba al lado del horno (no recuerdo si era de un tal señor Manolo); las barberías de “El Fito y de Baoro” (gran artista este último, recordado en uno de los Sainetes de la temporada anterior, por la Falla de La Merced, “L’Embolá”, en el que intervino su hija); la tienda del Sr. Eduardo Salas; la de la Panssota; el taller de bicicletas; el sastre; la academia de D. Pascual Fandos, y un largo etcétera que nos haría demasiado extenso este comentario.

Pues bien, llegado el día de la festividad en honor a la Beata Mariana, se celebraban actos que concentraban a toda la gente del barrio y cómo no, a los “chavales” que salíamos a la procesión para después llevarnos el “cirio” a nuestra casa, cirio que nuestros padres ponían a “buen recaudo” por cuanto era de gran utilidad cuando venían las “restricciones” de luz.

Un grupo de personas, vecinas del barrio, trabajaban durante toda la semana, tanto para preparar la procesión; les “cucanyes”, el “porrat” y cómo no, el escenario al final de la calle para hacer las representaciones de los Sainetes.
El “sinyo” Pepe (a) Baoro, disfrutaba haciendo, mayoritariamente, el personaje principal. Daba gusto oírle hablar, con aquella voz socarrona que le caracterizaba.

Por la coincidencia de “oficios”, mi padre, y el “sinyo” Pepe, tenían muy buena relación, por lo que yo, pasaba muy buenos ratos con él, cuando al ir a por el pan al “Forn de Fogassa”, tenía que pasar por delante de su barbería. Cuando no tenía cliente alguno que atender, me llamaba, y sentándome a su lado, me daba a conocer alguno de sus “proyectos”. Era un hombre con un carácter bondadoso que yo pocas veces lo vi enfadado, por no decir ninguna.

Siempre me llamó la atención aquella “contalla” que se hacía en el barrio, referida a uno de sus vecinos, el “sinyo” Vicente Regal, de quien decían, que el día de la onomástica de las mujeres que vivían por allí, se acercaba al domicilio de las mismas para felicitarlas, y después de tomarse la copita de licor, acompañada del correspondiente merengue o “braç de gitano”, sin reparo alguno, y delante de todos los presentes, le decía: “Xica, jo no t’he dut res, pero si tu vols, et puc fer un “regalet”. (Deberemos tener en cuenta que él era “Regal” de apellido).

La foto que pueden ver, está tomada frente a la iglesia de la Merced. De estos “reportajes fotográficos”, también vivían los fotógrafos de la época, como “El Gallego”, Navarro y compañía.

Todos los “chavales” que aparecen en la fotografía, sin excepción, viven en la actualidad, por lo que también puede servirles a Vds. este artículo, como ejercicio de memoria para poder recargar nuestro “chip” y así tener activo nuestro cerebro.

En cierta ocasión se me brindó la oportunidad de leer ciertos trabajos poéticos del Sr. Joaquín Aymerich, suegro de Pepe Conde (q.e.p.d.) y padre del poeta y crítico fallero, mayoritariamente de la Falla Sociedad de Cazadores, Joaquín Aymerich, igualmente fallecido, en los que daba a conocer muchas anécdotas de este Barrio al que hoy nos hemos referido.

De aquellos trabajos, me vienen a la memoria los que dedicó a la famosa canción de “A lo loco”, y a su número de portuario.

Si no recuerdo mal, creo que la mayoría de los trabajos a los que me refiero, los tienen en su poder algunos de sus nietos. Estimo, que no estaría de más hacer una recopilación de los mismos y tratar de publicarlos como se hizo con otros poetas de nuestra Ciudad. Les puedo garantizar que leí cosas muy interesantes.

Aunque alguien en sus comentarios me pueda ubicar en la Congregación Salesiana, por el hecho de “no sumar” escribiendo este tipo de artículos, yo, de momento, seguiré por este camino, pues no es menos cierto que los ánimos para seguir, los recibo de aquellos que como yo, mantienen viva su identidad, y la mía, por suerte, ya ha hecho un largo recorrido.

Por todo ello, seguiré recordando, mientras pueda, hechos y anécdotas que retengo en mi memoria, igual que se hace actualmente con la Memoria Histórica, que no es más, que recordar y sacar a la luz, hechos que ocurrieron en este País hace setenta años. Yo, por supuesto, no llego a tanto, además, para la Memoria Histórica, ha sido necesaria una Ley, cosa que no puedo hacer yo por cuanto ni estoy capacitado para ello, ni me corresponde.

No obstante y como dijo el Moisés del “chiste” al dar lectura al sexto mandamiento y ser “abucheado” por el Pueblo, les diré, que las Leyes pueden ser interpretadas de muchas maneras, hasta que, sobre ellas, se crea jurisprudencia”. Moisés, en este sentido, acertó, pues, al ser abucheado por el Pueblo se dirigió a él diciendo: ¡Tranquilos, que esto es la Ley. Después ya vendrá la jurisprudencia!

Yo, por supuesto, no puedo decir lo mismo que Moisés, y por lo tanto ¡Libres son Vds. de opinar lo que estimen más conveniente pues, de no cambiar las Leyes, aquí nunca se aplicará la jurisprudencia!


 7 comentarios
PACO VENTURA
PACO VENTURA
20/12/2010 05:12
AL MEU AMIC MICHEL

¡Hola, Michel! Como ya hemos comentado este mediodía, el "último de la fila" no es J.P. Saera. Para no repetirnos lee el comentario que le hice a Juan Orenga. En cuanto al que está de cuclillas, o com diriem en Valenciá "aponnat", ya sabes quien es, pues al mediodia lo tenías a tu lado. Bueno, Michel, seguiremos con este tipo de artículos y como bien dice RR en su comentario, un día nos dedicaremos a "camviar cromos". Que paseu tu i la teua familia unes Bones Festes de Nadal i a vore si ara que ha fet fret, es paguen bé les clementines.

ocultar
Fiestas de calle
Subir