23 de octubre de 2019 23/10/19
Por Mariano Castejón
Cuadernos - RSS

El plan E, ¿de estafa o de engaño?

    Entre los 4 millones de españoles que no tienen empleo, más de 2.000 vinarocenses se levantan cada mañana sin ninguna esperanza de encontrarlo y sentirse útiles. Muchos de ellos ya no cobran ninguna prestación o están a punto de finalizar su subsidio. Estar sin trabajo es un drama que la administración local no puede obviar y mientras tanto el alcalde de Vinaròs y su primer teniente intentan continuamente desviar la atención hablando del retraso de las obras del paseo o de su incompetencia para ejecutar los accesos a la futura ciudad deportiva o atacando al partido popular.

    El Plan E debía ser la panacea y está resultando el plan que sirve para reírse a la cara de los miles de vinarocenses sin empleo, porque el Ayuntamiento no está haciendo lo que debería hacer. El paro afecta por igual a hombres y a mujeres, a jóvenes que a mayores, a gente que paga sus impuestos en Vinaròs, que cada día vive una situación delicada y dramática a la que el Ayuntamiento debería ofrecer alguna iniciativa o propuesta.

    Zapatero y el PSOE se vanaglorian constantemente del Plan E. La que debía convertirse en solución al desempleo se ha convertido en una presunta estafa, en un engaño a los parados. Los centenares de puestos de trabajo que debían crearse sólo en Vinaròs han sido un engaño masivo a los ciudadanos que están sin empleo.

    Las empresas prometieron crear centenares de puestos de trabajo. En la obra del mercado municipal se prometieron más de 100 puestos de trabajo cuando la realidad es que apenas trabajan una docena. Y así en todas las obras del Plan E. Un “presunto engaño” que no se merecen los desempleados de nuestra ciudad.

    Y por más que desde el Partido Popular venimos exigiendo un control a las empresas para que cumplan lo prometido, la realidad es una: PSOE y PVI se han olvidado del tema, ellos siguen preocupados por las fotos, por su imagen, mientras siguen olvidando a los ciudadanos de a pie. ¿Controlarán a las empresas? ¿Sancionarán a aquellas que no cumplan lo prometido? En breve tendremos el desenlace.

    Para el PSOE y el PVI el paro no existe en Vinaròs porque en lo que llevamos de legislatura ni una sola palabra ha salido de su boca para ofrecer una solución, ni siquiera una propuesta. Se han quedado sin ideas y sin iniciativas, son un equipo de gobierno en permanente huida hacia delante y que se ha olvidado que gobiernan para cerca de 30.000 personas y no solamente para aquellos que les aplauden sus trastadas urbanísticas.

    Y como gran anuncio, el alcalde de Vinaròs avisa que no subirán los impuestos. Claro que no los pueden subir porque ya están en el tope máximo, porque el PSOE se negó en el anterior mandato a rebajar la cuota del IBI que pagamos los vinarocenses y porque el gobierno de Zapatero ya ha realizado la mayor subida de impuestos para las clases medias de la historia de la democracia. Solo el PP de la Comunitat bajará los impuestos. El PSOE se ha convertido en un problema para el empleo y para Vinaròs. Nada les queda ya de socialistas, de obreros y mucho menos de españoles. En Vinaròs el PSOE es la antítesis de la responsabilidad y del trabajo, mientras que sus socios independientes, los que lidera el exalcalde con dedicación exclusiva y sueldo de alcalde, son, desde el inicio de la legislatura, aquellos que cambiaron “sacrificio” por “beneficio” y así nos va.

    ocultar
    El plan E, ¿de estafa o de engaño?
    Subir