23 de octubre de 2019 23/10/19
Por Mariano Castejón
Cuadernos - RSS

El final de una gran infamia

    El Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana ha estimado los recursos de apelación planteados por Francisco Camps, Ricardo Costa, Victor Camps y Rafael Betoret, y ha acordado el sobreseimiento libre de la causa abierta por supuesto delito de cohecho contra todos ellos, por entender que los hechos no son constitutivos de delito.

    Cuando Baltasar Garzón remitió al TSJCV el sumario del caso Gürtel, con la "recomendación" de imputar a Francisco Camps, Ricardo Costa, Víctor Campos y Rafael Betoret, era plenamente consciente del revuelo que se iba a armar y del daño que podría provocar. Con las elecciones por delante, quienes por encima de todo pretendían el descrédito de los representantes del PP, confiaban que el montaje sirviera para que el electorado se dejara impresionar y el PP perdiera apoyos. Pero se equivocaron, el electorado supo discernir perfectamente y el PP ganó las elecciones. Todo ello, no hay que olvidarlo ahora, el obstáculo se superó, y con sobresaliente porque la población premió el trabajo bien hecho y la dedicación constante por nuestra Comunitat.

    Este pasado lunes, el Alto Tribunal cerró lo que una gran mayoría ha considerado desde su inicio como una gran infamia creada por un juez demasiado significado políticamente, un grupo de comunicación que tiene a su servicio un partido político y un partido político, el PSOE, codicioso de rascar bola en una nuestra Comunidad,  en la que seguirán hundiéndose por su estrategia de insinuaciones para afectar directamente a la familia del presidente, por las interesadas filtraciones de sumario siempre dirigidas, y en contra del Estado de Derecho que pasarán a la historia como una de las grandes infamias promovidas desde las altas esferas. Y paralelamente al archivo del caso, el Tribunal Superior de Justicia ha desestimado los recursos de apelación formulados por el Ministerio Fiscal y la acusación popular auspiciada por el partido socialista que solicitaban la ampliación del objeto del procedimiento, extendiendo los hechos iniciales del cohecho pasivo al del cohecho activo, la continuación de la investigación en fase de diligencias previas para practicar más pruebas, y la ampliación del número de imputados. Y el PSOE proseguirá con su maldad en su campaña de acoso al PP:

    Con el archivo de la causa se ha cumplió lo que nos dijo desde el principio el President  “tranquilos, que no hay nada de nada, todo es una gran mentira y la verdad prevalecerá”. Ahora con el cierre del caso se abre un horizonte nuevo en la Comunitat y el calvario lo van a empezar a sufrir otros. Todos aquellos que tendrán que dar explicaciones por sus infamias y comentarios malévolos. Y entre ellos, quienes desde Vinaròs deberían también pedir disculpas por arremeter y hasta sentenciar  la falta de  honestidad de Francisco Camps, el  presidente, que siempre ha sido un ejemplo de decencia en el desempeño de sus funciones, que trabaja por el bien común, por la verdad

    Francisco Camps, que este mes de agosto cumplirá  47 años es un hombre honrado, austero, afable y cercano a la gente. Capaz de identificarse con los problemas de sus convecinos y, lo que resulta más difícil, capaz de resolverlos. Una persona sencilla, accesible, de gestos suaves, de formas amables y sonrisa afectuosa, que seguro cumplirá su promesa anunciada en les Corts y no será rencoroso con quienes en estos últimos meses han pretendido por todos los medios que se sentarse en el banquillo de los acusados por un presunto delito de cohecho pasivo impropio.

    Somos muchos los que nos preguntamos el porqué se ha intentado atacar tan despiadadamente a Francisco Camps, al Presidente de la Generalitat valenciana. Un hombre honrado, austero y afable que nos tranquilizaba ante la campaña que se había montado en su contra  diciéndonos que “Quedan uno o dos escaloncitos y entonces toda esta cuestión tan extraña, tan absurda y tan estrafalaria habrá pasado". Ha pasado ya esa implicación a la que Camps siempre quitó importancia y siempre se  ha mostrado convencido de que la verdad prevalecería y se archivaría el caso. Así ha sido.

    "¡Muchas felicidades, Camps!". Como manifestó  Mariano Rajoy al conocer la noticia  y mostrar su satisfacción y gozo por la decisión del TSJCV de archivar la causa contra el presidente de la Generalitat: "ha ganado la justicia, el sentido común y los vendedores de tila porque hay muchos que están de los nervios”.

     8 comentarios
    Yo
    Yo
    15/08/2009 02:08
    Castejon

    Y a Castejón decirle q su articulo me parece deplorable. Un conjunto d absolutos despropositos,con argumentos surrealistas y absurdos tales como calificar d "gran infamia creada x un juez,un medio y el PSOE" a una trama en la q la misma sentencia del Tribunal CV reconoce q SI existieron esos regalos d trajes. Como puede usted decir q todo es una mentira inventada, cuando la propia sentencia q usted cita admite q existió todo esto.Con todos mis respetos y sin intencion d ofender,o es usted tonto, o piensa q los tontos somos los q le leemos. No sé quien es usted, ni sé q saca usted d la politica como xa no tener el mas minimo pudor en escribir un descaradamente surrealista panfleto d tal calibre. Pienso q ustedes aun no se han enterado q a la gente q les vota no les importa lo mas minimo si Camps es inocente o culpable.Y se piensan q d verdad engañan a la gente con discursos tan ridiculos como este. Quiza no sean ustedes tan listos como creen.....

    ocultar
    El final de una gran infamia
    Subir