23 de agosto de 2019 23/8/19
Por Carmen Vila Embid
Cosas mías - RSS

¿La sociedad es un fiasco? No creo

Decimos "somos una sociedad fiasco, no hay sociedad cohesionada, esto son las dos Españas de siempre".

Es que para cohesionarnos socialmente tenemos que ser muy conscientes de quién es cada cual. De dónde estamos, qué nos conviene. Aquí hay mucha confusión, muchos pobres durante la época de la burbuja (si echamos poco la vista atrás) se han creído ricos sin serlo para nada. Vendían la casa del pueblo de la abuela por X y compraron la suya. No se daban cuenta de que la X de la abuela, enterita, le costaría la compra de la suya a cada uno... Luego… los 6 nietos, no hicieron bien el cálculo. ¿Quiénes somos los pobres, cuántos somos, qué es lo que nos mantiene en esa situación?

¡¡¡Las burbujas!!! Que siempre explotan. Siempre. No las explota un gobierno u otro, son como una patata caliente dando vueltas a una rueda, le toca al que le toca y ya está. Puede pincharse artificialmente, lo que no evitaría sus consecuencias sino que las adelantaría en el tiempo, pero no se puede evitar que estalle.

Otra cosa que hizo la burbuja, fue empujar a gente joven a abandonar sus estudios. Podían trabajar de mal peón de obras y cobrar, o de comercial porque cuando se mueve dinero en las burbujas hay muchos trabajos de ese tipo. Un peón, un comercial, cobraron durante unos años más que un médico, un ingeniero o un abogado. Son trabajos que iban a durar muy poco.

Mis hijos no tienen trabajo todos, como muchos otros hijos, que están en la misma situación… ¡que como se dice por el Cabañyal! “Casa si y casa no, Barraqueta”.

Y otros están en puestos relevantes… ¡Y sé lo que cobran!, que están donde están, por ser herederos, y existe el nepotismo sin más, sea de empresas, ya sea de otras cosas, y no me cuadra.

El progreso requiere que haya cohesión social de individuos dignos.

Mi individualidad, y la de mis hijos, no serán dignas, mientras unos pocos, tengan acumulados todos los poderes, y la situación actual lo permita.

Las sociedades más avanzadas, más cohesionadas, son más igualitarias que la nuestra. En las sociedades más avanzadas, la mayoría de los ciudadanos que saben lo que son, porque los han elegido, básicamente, lo cual habla de su nivel cultural... y del nuestro por triste comparativa.

Eso, aquí, funciona en muchos casos con el "más vale malo conocido"…” un compromiso mío”. ¡Cuántas veces habré oído este discurso tan trillado y reiterativo, que dice mucho de cómo es nuestra sociedad! Tristemente reiterativo y más tristemente aún, por ser cierto.

En este país está hoy muy claro que si eres una PERSONA ANONIMA, no tienes más futuro que ser pasto de los “herederos”… ¡pata negra!... que son infinitamente más “suertudos” que los anónimos, sobre todo si se tiene familia en cargos públicos. El ejercicio profesional de la política ha quedado a la altura del betún... qué digo... mucho más abajo.

Parece que, como sociedad, tenemos lo que nos merecemos porque no somos capaces de elegir nada mejor, y pegar el cambio que hace falta en este país. Desde los 80 se tiende a una mayor temporalidad y precarización del mercado de trabajo. La globalización, las distintas exigencias del marco económico... hay una serie de causas que van más allá de nuestra posibilidad de acción inmediata. Aún con todo, nada justifica lo que ha hecho la Reforma laboral de 2012.

Una cosa es adaptarse al mercado internacional, y otra cosa utilizar esos cambios como excusa para dejar a los trabajadores desprotegidos eliminando la causalidad de los despidos y la negociación colectiva. Tenemos que volver, urgentemente, atrás. La propia Ministra Ibáñez lo dijo el otro día: "No es una reforma para crear empleo". Entonces, ¿para qué?...¡¡¡Por Dios, con la que esta cayendo que me lo explique, por qué no vamos hacer un viaje al Rocío, para saberlo!!!

Pienso que , si uno de aquellos idealistas de la izquierda española , previos al inicio de la guerra civil , aquellos a los cuales conocemos como " los rojos", aquellos que combatieron lo que algunos llamaban "el gran capital", vieran lo que está sucediendo, y cómo nos lo están planteando, hablando de "los mercados", "la prima de riesgo", "la globalización", etc., etc., pensaría. "Estos no tiene remedio”, ¿ves tú?, ya estamos otra vez igual.

Lois cerró la fábrica que tenía en Xirivella (Valencia), para irse a Marruecos, costes laborables inferiores, por citar solamente esta causa, la Ford ha venido a España, a Almussafes (por citar dos casos). ¡¡¡Para percibir subvenciones nada despreciables y pagar salarios inferiores a los que tendrían que pagar en U.S.A., que dirían los malpensados!!! O porque aquí pueden disfrutar sus directivos de un clima mediterráneo fabuloso, inigualable… y si les tocas las “narices” anuncian que se van con la música a otra parte.

¿Vamos a seguir comportándonos así? ¿Sin reflexionar sobre los efectos de NUESTRAS acciones? ¿Echando la culpa de todo al que le toca que estalle la patata caliente? Porque esa patata caliente tiene un origen ajeno a la política, es algo que produce el mercado, esto es, las acciones de un montón de gente. Políticamente, en España, quien más ha impulsado la burbuja ha sido el PP, tanto para lo aparentemente bueno como para lo malo. Y si la vida pone a cada uno en su lugar, en la zona de imbéciles van a tener que poner gradas supletorias.

Cuando alguien ha dejado de creer en los Reyes Magos, y, además sabe que Madre Teresa de Calcuta sólo hubo una, se plantea (cómo más de uno) que los políticos que tenemos en activo, alguno que otro, es, o son, bisagras necesarias y existentes entre los intereses de aquel "gran capital" y estos "mercados", y las leyes, las económicas efectuadas por los gobiernos actuales… Les favorecen… Sería interesante hacer un estudio de empresas públicas en las que algunas áreas parecen departamentos del Opus.

Los resultados útiles solo se consiguen conjugando la cuestión ideológica, el "deber ser" con la realidad. De nada sirve tirar flores al viento sin mirar lo que te rodea, y hacer callar al oponente. Podemos no hablar de mercados, o de globalización, podemos anclarnos al pasado o a la fantasía, echarle la culpa a la burbuja. Pero eso no va a cambiar la realidad. Y yo creo que los partidos políticos tienen que cambiar la realidad, para mejorarla. Así debería de ser
Nos olvidamos que nosotros también somos mercado, y tenemos la capacidad de presionar por ahí... Nos falta tener la idea clara de lo que queremos. Clara, cristalina e indisoluble, que no se nos olvide cuando todo nos vaya bien y haya otra burbuja… ¡¡¡Y no me digan que son cosas mías!!!

ocultar
¿La sociedad es un fiasco? No creo
Subir