24 de agosto de 2019 24/8/19
Por Carmen Vila Embid
Cosas mías - RSS

Operación Triunfo

Mirémosles, quédense todos con sus caras. Representan lo peor de la sociedad vasca y española: la infamia, la impiedad, el odio, el deseo de hacer mal. No tienen remordimientos por lo que hicieron, se sienten vencedores a pesar de haber pasado una buena parte de su infame vida en prisión. Han salido de la cárcel orgullosos del daño y del dolor que causaron. Han sido recibidos con honores en sus pueblos; nadie les acosa, nadie les mira mal; si acaso, algunos "héroes" ignorados, pasan silentes a su lado.

Después de la vergonzosa y humillante reunión de asesinos de ETA del pasado sábado en el antiguo matadero de Durango, propondría que a todo aquel dirigente político o columnista que siga afirmando que ETA ha sido derrotada por la democracia y por el Estado de Derecho se le declare incapacitado, intelectualmente hablando, para ejercer la política o el periodismo de opinión, o que al menos se le dé el título de "bobo solemne”. Hace falta empeñarse mucho en negar la realidad, y mantener que a día de hoy ETA ha sido derrotada.

Lo estaba y de qué manera en el 2004, al acabar los ochos años de los Gobiernos de Aznar. Pero fue entonces cuando Zapatero le infló un inmenso balón de oxígeno llamado Proceso de paz, que tuvo como consecuencia inmediata que la banda terrorista se diera cuenta de que el nuevo inquilino de La Moncloa y el PSOE estaban dispuestos a pagar un precio político si dejaba de matar.

Un proceso en el que Rajoy, no quiso cortar cuando llegó al poder, en noviembre de 2011. Una decisión que fue trabajada desde dentro del propio tribunal, por el peón que Zapatero puso en su día, Luis López Guerra, y que el Gobierno de Rajoy no hizo nada por impedir o destituir…

Algunos políticos y periodistas, prescriptores de opinión (no sólo nacionalistas, también de los autodenominados "progres") nos dicen que les tenemos que estar agradecidos. ¡¡¡No sé que me da más asco y más miedo, si la algarabía de los malos o el silencio cómplice y cobarde de los que se dicen buenos!!!!... Ahora que lo pienso, me da más miedo lo segundo; porque ya se sabe, escrito está, que los malos son pocos, que lo más peligroso es la cobardía y el silencio de la gente corriente.

Una delgada línea separa la información sobre el terrorismo de la publicidad que sirve a sus cambiantes tácticas. El tremendo bombo con que se reciben comunicados o actos como el de Durango no hace más que favorecer el interés de ETA en fijar los términos del debate. Se dijo: Que no se permitirían actos de homenaje ni recibimientos a los etarras excarcelados. Se Han producido y no pasó nada. Homenajes… aplausos… banderas. Ahora ha sido el acto de la vergüenza en Durango, que ni el Gobierno ni la Justicia han impedido.

Que se permitan hacer peticiones respecto a lo que sea, manipulando como marionetas a los políticos, es repugnante. De entrada, ya imponen los términos de sus farsas de ruedas de prensa sin que los medios rechisten. No me extrañaría nada que se salga en los próximos meses de prisión a su particular Nelson Mandela, (Arnaldo Otegui), para dar la batalla final: ganar las elecciones autonómicas al PNV y desde el poder llevar a cabo su proyecto totalitario de una Euskadi socialista e independiente. Tiempo al tiempo.

Estoy segura que algún día (así lo deseo) saldrá una voz disonante, algún asesino tiene que estar arrepentido de verdad, incluso a los ojos de Dios y acabe hablando alto y claro....¡¡¡Ojala!!!....veremos
1.

ocultar
Operación Triunfo
Subir