26 de agosto de 2019 26/8/19
Por Francisco Planelles
Con su permiso - RSS

Tierra, trágame

¡Si seré ignorante!

Preocupado por la delicada situación económica en la que se encuentra España, me apoltroné frente al televisor dispuesto a ilustrarme con las opiniones de los hombres sabios y no tanto que desfilan en el programa “Noventa y cinco segundos” emitido por TVE.

Cuál no sería mi sorpresa al constatar que los problemas de la economía española no son tan relevantes comparados con los trajes del Sr. Camps y sus polutos calzoncillos.

Qué desgracia que la izquierda española sea incapaz de ponerse pantalones largos y actuar en consecuencia.
Son unos niños tan hábiles como irresponsables.

¡Ay José… José! A ti, no hay quién te entienda, ¿Quedaste traumado con tu inconducta? ¡Dichosa banderita! ¡Ya pasó! No necesitas que el Sr. Obama te “sugiera” lo que hacer.

El nombre no hace al hombre. Vente al Uruguay y tómate unos mates con tu tocayo, te va a sorprender. No sólo yo me equivoqué feo. Hay algunos cuantos a los que les salió el tiro por la culata.

Dicen los que aseguran conocerlo que Mujica es un hombre de la extrema izquierda, otros de extrema derecha, y algunos del centro.
Yo te aseguro que el Señor Presidente simplemente es un HOMBRE. ¡Y qué hombre!

¿Creen ustedes sinceramente, señor Zapatero y compañía, que Franco surgió espontáneamente, o por la gracia de Dios?
¡Háganme el favor!

Franco es la consecuencia directa de políticos ineptos, por no decir otra cosa. ¡Políticos, señor mío! ¿Conoce usted su significado? “Se dice del profesional de dicha actividad. Cortés. Hábil, contemporizador”.

No le voy a pedir cuentas a Franco. No lo voté. Ni se las voy a pedir a quienes lo parieron. Lo que sí les pido a ustedes, a todos ustedes que en definitiva son empleados y servidores del Pueblo, es respeto a España y a sus hijos.

Dejen a los muertos descansar en paz en el seno de la madre por la que dieron su vida.
Y a las otras victimas que permanecemos vivas… déjennos también morir en paz.


Cuando un barco se hunde, los primeras en abandonarlo, son las ratas.
Bajo ningún aspecto, debe usted renunciar a su investidura. Ni aceptar ser cabeza de turco.

Son muchos los que medraron a su lado y en definitiva, los únicos responsables, si los hay, son aquellos que lo votaron.

 

 9 comentarios
pp
pp
20/05/2010 03:05
Pensando igual ¿nos pondremos de acuerdo?

Garzón no es un dios. Quizas por el hecho de no serlo, valoro en tanto su conducta.

ocultar
Tierra, trágame
Subir