17 de octubre de 2019 17/10/19
Por Francisco Planelles
Con su permiso - RSS

Simplicidad y coherencia

Para ver en la oscuridad, la lógica es imprescindible y el conocimiento vital. Los procedimientos pueden ser lógicos o ilógicos, pero los resultados siempre serán lógicos.

La fatalidad o casualidad surgen allí en donde el conocimiento que alimenta la lógica es insuficiente, o nulo.

Por lo tanto para analizar con precisión y profundidad la actual situación política española se necesita de un nivel de conocimiento que yo, ni de lejos, poseo. Lo cual no es óbice para que comparta con ustedes la sensación que experimento cuando escucho a los señores Iglesias, Sánchez, Rajoy y Rivera.

El señor Iglesias me recuerda en su actitud a la gitana que allá por los años cuarenta le quiso vender a mi madre un anillo de esmeraldas por veinte duros.

Al señor Sánchez, como a los vendedores que en Plá embelesaban a los curiosos transeúntes hipnotizándolos con su donaire tal como lo hacen los encantadores de serpientes en los zócalos morunos al rítmico desplazamiento de la flauta.

Ante el señor Rajoy siento la misma sensación que experimentaba ante mi maestro Don Sebastián al cual escuchaba con un ojo puesto en su mirada y el otro en la regla.

Y el señor Rivera me recuerda a un amigo barcelonés de mi adolescencia que me hablaba a mí en catalán y a los andaluces en castellano.

En fin, si la política es el arte de hacer imposible lo posible, de opinar mucho, sin decir nada, de hablar de distribución, pensando en el reparto.

Mi opinión no tiene otro fin que digerir lo indigerible.

Lo cierto es que se terminaron los tiempos en los que la basura se escondía bajo la alfombra. Hoy la globalización es implacable y pobre de aquel que confiado o distraído pierda el tren y se quede en el andén esperando… esperando.

Poco importa, importa poco que gane Rajoy o Iglesias. Bruselas es un filtro cuando se sature, este primer mundo dejará de serlo.

Hoy se considera que el éxito no consiste en fabricar lo que la gente quiere. Éxito se considera en adelantarse a las necesidades y si es necesario, crearlas.

Crear necesidades; ahí está la madre del cordero

¡Calle voste y parle voste!

El Tribunal de les Aigües. Sobrevive a dos mil años de existencia sin necesidad de abogados, fiscales, cambios, o enmiendas.

Que todo sea para bien y usted que lo vea.

 6 comentarios
paco planelles
paco planelles
12/02/2016 12:02
Sintesis

Mi querido Miguel, por mi oficio, (encuadernador) me he relacionado con personas que para mostrarte lo expuesto en las penumbras, se limitanban a preder un fosforo. Un fuerte abrazo para todos y hasta la proxima semana.

ocultar
Simplicidad y coherencia
Subir